Un usuario coge una bicicleta de Bicimad en la estación de la calle Alcalá ubicada junto al Metro Sevilla
Un usuario coge una bicicleta de Bicimad en la estación de la calle Alcalá ubicada junto al Metro Sevilla - MAYA BALANYA

La ruina de Bicimad: pierde 5.000 abonados y multiplica por 30 su coste

Cada bicicleta cuesta a los madrileños 12.500 euros anuales frente a los 406 que suponía la gestión indirecta. La flota disponible está por debajo de lo estipulado

MadridActualizado:

No hay balance oficial sobre la gestión municipal de Bicimad. Las cuentas son difíciles de encajar en el último año: se ha multiplicado el coste del servicio por 30 respecto a 2015, se han perdido 4.929 usuarios fijos y 1.771 ocasionales, se incumplen reiteradamente los indicadores de los pliegos y la flota no se mantiene en las 2.028 bicicletas disponibles fijadas en contrato.

El Ayuntamiento de Madrid compró el año pasado este servicio público por 10,5 millones de euros a Bonopark, entidad al frente del negocio desde que el Gobierno de Ana Botella (PP) lo puso en marcha el 23 de junio de 2014. Ahora Madrid decidió hacerse con su control a sabiendas que suponía unas pérdidas mensuales de 300.000 euros al ente privado. El vandalismo era su principal azote. A día de hoy, se desconocen las cifras oficiales de robos y desperfectos sobre este servicio, pero sí se puede saber, según los datos de disponibilidad mensuales que figuran en el portal de datos abiertos, que desde septiembre del año pasado han dejado de funcionar 881, ya sea por «labores de reparación o preventivas», como prefiere llamarlo el Consistorio.

La flota debería alcanzar las 2.028 bicicletas de media mensual, pero en septiembre se situó en 1.827. «Ha habido días por encima de las 2.000», aseguran desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad, aunque por meses ninguno está por encima de los 1.827.

Al igual que el Ayuntamiento emitió una nota de prensa informando el mes pasado sobre los buenos resultados que ofrecía la remunicipalización de la funeraria, sobre Bicimad no se han pronunciado. La Empresa Municipal de Transportes (EMT), gestora actual del servicio, no suelta prenda. Desde el área que dirige Inés Sabanés afirman que el servicio ha mejorado. Se centran en el número de avisos sobre incidencias de Bicimad, que ha disminuido exponencialmente respecto a 2016: de enero a julio sumaron 76.401 frente a los 23.930 de 2017 durante el mismo periodo.

«Bicis y anclajes en pésimo estado»

Pero en el documento que versa sobre la « cuantificación económica del cumplimiento del nivel del servicio» durante los dos primeros trimestres de este año –no hay más datos del ejercicio– se descuenta a la EMT el importe resultante total por incumplimiento de indicadores. «Es por reiteración del indicador del número de horas de bicicletas disponibles. La EMT asumió un servicio con bicis y anclajes en pésimo estado, que han tenido que pasar por taller para que funcionen mejor. Una vez superada esta situación, empezará a tener mejores indicadores en función del pliego, aunque las mejoras ya pueden constatarse, por ejemplo en el número de avisos», explican desde Medio Ambiente y Movilidad fuentes oficiales.

Siete son los apartados que figuran en el pliego de prescripciones técnicas: presencia de bicicletas en el sistema; funcionamiento de estaciones en origen; funcionamiento de estaciones en destino; incidencias detectadas por los usuarios; calidad de los elementos del sistema; calidad en los servicios de mantenimiento de la plataforma integral de información y comunicación, y disponibilidad de dicha plataforma.

Contratación de 40 personas

La partida presupuestaria para Bicimad se ha incrementado astronómicamente. Si Bicimad costaba 801.191,98 euros mediante la gestión indirecta en 2015, en 2016 la partida ha subido hasta los 22,9 millones de euros. Traducido de otro modo, cada bicicleta cuesta anualmente al Ayuntamiento 12.534,83 euros frente a los 406,28 euros de antes. Si se reduce al valor diario, cada bici sale por 34,36 euros frente al euro por día de la época de Ana Botella.

Para estos cálculos de 2017 reflejados hay que sumar a los 10,5 millones de euros de la cesión otros 5,5 millones de euros repartidos en el presupuesto del ejercicio de las Inversiones Financieramente Sostenibles de la EMT: 1,8 millones de euros son para adquisición de nuevas bicicletas; 1,5 millones, para estaciones y componentes, y 2,2 millones se reparten para otras instalaciones. Por otra parte, la EMT cuenta con otro presupuesto donde se especifica un gasto de 6,9 millones de euros para suministros, gastos de personal, consumos, tributos y amortización. Incluye la contratación de 40 personas.

Cámaras en las estaciones

Los objetivos principales que se fija el equipo de Manuela Carmena para el ejercicio de 2017 con Bicimad son incrementar el número de bicicletas en 1.568 unidades y poner en servicio nuevas estaciones hasta alcanzar entre 35 y 40 estaciones adicionales. Sobre el plan de choque para reducir los niveles de vandalismo aún no ha trascendido nada. Entre los propósitos, se marca la puesta en marcha de cámaras de vigilancia en las estaciones. EMT pretende acelerar la recuperación de unidades sustraídas e iniciar un cambio en la política de mantenimiento de las bicis a modo preventivo para anticiparse a las incidencias.