Las obras, paradas desde el 20 de agosto, en el túnel de Bailén
Las obras, paradas desde el 20 de agosto, en el túnel de Bailén - FOTOS: MAYA BALANYÀ

Reforma de la plaza de España: paralizan las obras en el túnel de Bailén por unos vestigios del siglo XVI

Los restos hallados corresponden a las antiguas Caballerizas Reales de Felipe II

El Ayuntamiento remitirá esta semana a la Comunidad un plan de trabajo arqueológico

MADRIDActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid ha paralizado las obras de la plaza de España, en el tramo que afecta al paso inferior de la calle de Bailén y su acceso, debido al hallazgo de unos restos arqueológicos que datan del siglo XVI. Dos semanas después de que arrancasen los trabajos en el túnel, iniciados el 5 de agosto con el cierre a la circulación del tráfico previsto durante al menos un año, el equipo de arqueólogos que trabaja a pie de campo ha descubierto bajo el asfaltado restos de muros y tabiques realizados en ladrillo y calicanto, pertenecientes a las antiguas Caballerizas Reales de la Regalada que ordenó construir el Rey Felipe II.

Así figura en un informe remitido por los técnicos a la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, en el que constatan la aparición de estos vestigios, previa a los movimientos de tierra. La notificación fue enviada el pasado viernes, tres días después de producirse el hallazgo. Ello motivará la puesta en marcha de un proyecto de excavación arqueológico que deberá contar con el visto bueno del Gobierno regional. El área que hasta el momento se ha localizado de interés histórico y arqueológico alcanza una franja cercana a los 200 metros cuadrados; si bien, los profesionales esperan que a medida que se levante la calzada en el resto de calles afectadas por la reforma, esta extensión pueda llegar a duplicarse.

Pese a todo, la paralización no ha supuesto ninguna sorpresa para el grupo de arqueólogos, que ya preveían el afloramiento de estructuras de este tipo en el tramo norte de Bailén. Cabe recordar que la plaza de España y su entorno se encuentran en una zona de protección arqueológica con un notable valor histórico, tal y como se recoge en la Ley del Patrimonio Histórico Español (1985), y ratifica a su vez en 2013 la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid.

Parte de los restos hallados
Parte de los restos hallados

Fuentes del área municipal de Obras y Equipamientos, que dirige la delegada Paloma García Romero, señalan a ABC que los trabajos solo se han detenido en el tramo del túnel de la calle de Bailén más próximo al Senado, por lo que los operarios siguen su labor en la parte de la calle de Ferraz y la plaza de España. Las misma fuentes confirman que el plan de trabajo arqueológico en Bailén será enviado a la Dirección General de Patrimonio a lo largo de esta semana. Respecto al tiempo de demora, inciden en que dependerá de los restos «que se vayan encontrando».

El espacio que alberga los vestigios se sitúa entre el paso inferior de la plaza de España, acometido en la década de los setenta, y el contiguo de la calle de Bailén, cuya ejecución fue supervisada entre 1994 y 1997 por el mismo equipo arqueológico presente en el plan actual. En ese sentido, los expertos sostienen que los restos hallados suponen la continuación de las estructuras excavadas en dicho periodo por el Ayuntamiento de Madrid.

Seguimiento arqueológico

El pasado 5 de junio, la Dirección General de Patrimonio frenó las obras del Ayuntamiento, licitadas por el anterior Gobierno de Manuela Carmena, por carecer del pertinente seguimiento arqueológico y palenteológico de los movimientos de tierras. Una decisión, que la entonces regidora calificó de «malentendido», tomada después de que los técnicos regionales se personaran en las obras y comprobasen el incumplimiento de una condición impuesta por las autoridades de la Comunidad de Madrid para dar luz verde al proyecto. Tras abrir diligencias, debido a la afectación de la Zona Arqueológica del Recinto Histórico de la Villa de Madrid -declarada Bien de Interés Cultural en 1993-, el Consistorio presentó un nuevo planteamiento, estudiado de forma conjunta por las dos administraciones, que motivó el levantamiento del veto 15 días después.

Precisamente, dentro de la declaración de Bien de Interés Cultural quedan recogidos los restos arqueológicos de diversas épocas culturales -Paleolítico, Edad del Bronce, Edad del Hierro y los periodos de la dominación romana y el reino visigodo-, anteriores a la fundación árabe de la ciudad, que esconde la superficie. En el texto se salvaguardaban también los vestigios de las épocas musulmana y cristiana hasta el siglo XV, cuyos restos fortificados visibles se corresponden con las murallas del primer y segundo perímetro de la Villa y el Madrid de los Austrias (entre el siglo XV y la primera década del XVIII).

Vista general de la plaza de España y su entorno, con el túnel de Bailén al fondo
Vista general de la plaza de España y su entorno, con el túnel de Bailén al fondo

Con un presupuesto cercano a los 70 millones de euros, la plaza de España y sus aledaños experimentará una remodelación integral que se calcula que esté lista para finales de 2020. En esta primera etapa, ya se trabaja en la unificación de la calle de Ferraz con la plaza a través de un pasillo peatonal, que se extenderá por el lateral de Princesa con el fin de solucionar los problemas de conexión a pie desde el barrio de Ventura Rodríguez (Moncloa-Aravaca) y la propia plaza.

Dos fases diferenciadas

La combinación de ciclocarril con carril bici para unir la Gran Vía con Madrid Río por medio de la plaza de España, y la ampliación de aceras en la parte frontal, son otras de las actuaciones iniciales, contempladas junto a la renovación del pavimento. La impermeabilización y refuerzo de la estructura del aparcamiento subterráneo de la plaza -que cuenta con 800 números de estacionamiento repartidos en tres plantas-, completan el primer paquete de intervenciones acordado.

Será en la segunda y última fase cuando se aborde el grueso de unas obras, cuyos cimientos -o lo que esconden- serán los encargados de determinar si el plazo estimado para su estreno termina o no por cumplirse.