Un usuario de patinete eléctrico en la Puerta de Alcalá - MAYA BALANYÀ | Vídeo: El patinete eléctrico, el último transporte para combatir la contaminación (ATLAS)

Los nuevos patinetes eléctricos podrán circular por las ciclocalles y carriles bici de Madrid

El estreno de Lime coincide con el trámite de la nueva ordenanza de Movilidad, que acota sus posibilidades

MADRIDActualizado:

Lospatinetes eléctricos de alquiler de la empresa estadounidense Lime desembarcaron el pasado miércoles en el centro de Madrid, en pleno trámite de la nueva ordenanza de Movilidad del Ayuntamiento. Desarrollado en asociación con Segway, este nuevo método de transporte que aspira a posicionarse como una alternativa «ecológica y eficiente para moverse por la ciudad y una solución real a los problemas de movilidad urbana» se topará a final de año con una nueva norma que acota sus posibilidades de circulación y estacionamiento.

Hasta que se apruebe en el Pleno la nueva ordenanza, antes de que finalice el año, la única regulación que existe sobre patinetes eléctricos es la que contempla la Instrucción 16/V-124 de la Dirección General de Tráfico, sobre «Vehículos de Movilidad Personal» (MVP). Ésta indica que «podrán ubicarse en la calzada siempre que se trate de vías expresamente autorizadas por la autoridad municipal». Y según explicaron desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad, «en la actualidad, con carácter general no existen» este tipo de calles. Por lo que, subrayan, «la nueva regulación permite nuevas posibilidades que hasta ahora no existían».

En el caso de que las personas que se desplacen con patines y patinetes en espacios compartidos con el peatón deberán acomodar su marcha a la de los peatones, evitando en todo momento causar molestias o crear peligro. Y, en ningún caso podrán circular en zigzag ni tendrán prioridad respecto de los peatones.

El borrador de la nueva ordenanza, que ya ha sido aprobado por la Junta de Gobierno tras el periodo de enmiendas, permitirá que a los patinetes eléctricos circular por ciclocalles (las que están señalizadas para el uso compartido entre coches y bicicletas), carriles bici protegidos, aceras bici, pistas bici y por las calzadas de calles residenciales con velocidad limitada a 20 kilómetros por hora.

La entidad americana estableció velocidad máxima de estos patinetes se limita a 24 kilómetros por hora, por lo que también podrán circular por la calzada de calles integradas dentro de las llamadas zonas 30, en las que coexisten los vehículos y los peatones. La norma impide, no obstante, transitar con ellos por las aceras.

Autonomía de 50 kilómetros

La empresa estadounidense lanzó este servicio en junio en París y Zúrich y pretende hacerlo en las próximas semanas en las principales ciudades españolas. Este sistema se puede alquilar a través de la aplicación móvil de Lime, disponible en iOS y Android, que indica donde encontrar estos vehículos gracias a un sistema GPS.

El usuario podrá desbloquear el patinete con un código QR y bloquearlo con este mismo sistema una vez termine de usarlo. La aplicación incluye con cada registro tutoriales obligatorios que recuerdan a los usuarios el uso de este patinete y las precauciones de seguridad .

Estos patinetes tienen una autonomía de 50 kilómetros y cuesta un euro desbloquear el sistema por viaje y 15 céntimos por minuto de servicio. La compañía también proveerá a los usuarios en un futuro próximo cascos de forma gratuita.