El andén donde abandonaron la supuesta víctima - ISABEL PERMUY

Dos jóvenes abusan de una chica en un baño durante una fiesta en una casa

Un tercer varón la dejó, desorientada, en un andén de Metro de Sainz de Baranda. Le robaron el móvil para que no pidiera ayuda

La Manada: La Fiscalía del Supremo dice que «fue una violación con fuerza intimidatoria»

MADRIDActualizado:

La Policía investiga un presunto nuevo caso de asalto sexual a una joven a manos de, al menos, dos varones en una casa de Madrid. El suceso ocurrió el lunes por la tarde en el distrito de Retiro y acabó en el metro. Eran las cinco y veinte de la tarde cuando los vigilantes de seguridad de la estación de Sainz de Baranda alertaron a los servicios de emergencias y a los agentes de que había una chica sola, muy desorientada y en estado de embriaguez en el andén número dos de la línea 6.

Los primeros en acudir fueron el Samur y la Policía Municipal de la UID del distrito. La chica relató que había quedado con una amiga para acudir a una fiesta a casa de unos conocidos, sin poder concretar dónde. Allí, estuvieron pasándolo bien y bebiendo, hasta que dos de los muchachos que estaban en el piso la metieron en el cuarto de baño, la encerraron y comenzaron a quitarle la ropa. Ella se resistió, pero los señalados le practicaron tocamientos, sin penetración, según detalló a los agentes. Además, le robaron el móvil, supuestamente para que no pudiera pedir auxilio. Dijo que el teléfono se lo quedó la amiga con la que había acudido a la fiesta, precisaron fuentes del caso a este periódico.

Luego, un tercer joven, un conocido pero que no participó en los supuestos abusos, la llevó hasta la estación de Metro en tan lamentable estado, y allí la abandonó.

El Samur acudió a Sainz de Baranda y, aunque en principio se pensó que se trataba de un caso más de intoxicación etílica, al ver lo ocurrido activó el protocolo de agresiones sexuales. Le realizó una primera exploración y luego la evacuó al Hospital Gregorio Marañón.

La muchacha tiene 18 años, es española pero de origen ecuatoriano. Ha denunciado los hechos, que están siendo investigados por la Unidad de Familia y Mujer (Ufam) de la Jefatura Superior de Policía. Se están visionando las cámaras del metro y recabando testimonios de testigos.