Colas en el acceso al control de equipajes, ayer, en la T4 del aeropuerto de Barajas - Isabel Permuy

Huelga en Barajas: «Esto es vergonzoso. Nadie nos responde ni nos da una solución»

Los paros del personal de seguridad del aeropuerto despiertan las quejas de los viajeros en el inicio de Semana Santa

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Con el inicio de Semana Santa, el desconcierto se ha apoderado de los usuarios del aeropuerto de Barajas. El trasiego de maletas y pasajeros se envuelve estos días en un halo de tensión e incertidumbre provocado por la huelga que mantiene desde el viernes el personal de seguridad de la empresa Ilunion. A primera hora de la mañana, coincidiendo con el primer pico de tráfico, muchos se pregunta qué es lo que sucede. «Esto es vergonzoso. No sabemos qué hacer para poder pasar el control. Nadie nos responde ni nos da una solución. Normal que la gente pierda su vuelo», se queja Manuel frente a los tornos de acceso al área de embarque. Lleva más de media hora esperando.

Como él, la sorpresa se adueña de más pasajeros. Muchos de ellos ni siquiera conocen la convocatoria de huelga. «Nadie nos ha avisado. Venimos con antelación porque somos previsores, pero no sabíamos nada», indica, maleta en mano, Juan Pablo. «Siempre están igual, sobre todo coincidiendo con la época en que la gente viaja más. Llegas aquí con prisa y te encuentras con colas. Es molesto», califica María, que viaja a Guayaquil.

Patricia es trabajadora de información en la T4. Lleva dos días enfrentándose a continuas reclamaciones. «La primera hora fue horrorosa porque la gente llega con menos tiempo para embarcar. La cola llegaba hasta la cristalera, en el extremo de la terminal. Algunos viajeros han perdido su vuelo», asegura a este diario. La aglomeración obliga a abrir a todos los pasajeros el «fast track» y el control infantil. Desde AENA aseguran que eso es una maniobra «habitual» cuando hay más personas. «No es algo excepcional por la huelga, cualquier día si un filtro tiene más gente, los pasajeros se desvían a otro para que no estén esperando», explican las mismas fuentes: «Son medidas organizativas normales».

Pasada esa hora, la tranquilidad vuelve al aeropuerto. Las colas decrecen al ritmo que aumenta la calma. Los usuarios, ya a sabiendas de que no se van a ver perjudicados, se muestran más comprensivos. «Es una faena, pero tienen derecho a reclamar», comenta Maite, antes de coger un vuelo a Senegal.

Reivindicaciones

El sindicato ATES, convocante del paro, mantiene que la huelga no terminará hasta que se solucione el conflicto con la empresa. «Pedimos que se mantenga el plus de radioscopia que cobramos desde hace 16 años y que ahora nos quieren reducir a un tercio (de 1,21 euros la hora, a 0,40), tener derecho a la conciliación familiar y sitios comunes dignos en los que estar», reivindica Jordi Montejo, portavoz de ATES y trabajador afectado: «Un empleado hace jornadas de entre 7 y 12 horas. Hay gente que trabaja desde las 6 hasta las 18. No existe la posibilidad de conciliar».

Tilda la jornada de «caótica», con accesos «colapsados» en todas las terminales, sobre todo en la T4, y un seguimiento de la huelga de «prácticamente el 100%», aunque existen servicios mínimos establecidos del 90%: «Cuando normalmente hay 140 trabajadores en cada turno, hoy hay 120. Y eso se nota». Cabe recordar que la alerta antiterrosista se mantiene en el nivel 4. En cambio, desde Ilunion aseguran que a las 15 horas, último recuento existente hasta el cierre de esta edición, de 381 trabajadores asignados, tan solo nueve secundaron la huelga.

AENA, por su parte, afirma haber reforzado la asistencia: «Es un conflicto de trabajadores de seguridad privada con su propia empresa, no con AENA. Nosotros no podemos hacer nada. Mantenemos reuniones técnicas diarias con ellos para ver cómo se presenta el día, de cara a organizar la operativa del aeropuerto. Lo único que podemos hacer es reforzar los servicios de información, sobre todo, durante estas jornadas en las que el número de pasajeros asciende a los 200.000».