La arquera Inés de Velasco recibe los consejos de Elías Cuesta, responsable del equipo nacional
La arquera Inés de Velasco recibe los consejos de Elías Cuesta, responsable del equipo nacional - Guillermo Navarro
Deporte

El futuro del tiro con arco se luce en el centro de Madrid

El Palacio Real y el Teatro Real acogen este fin de semana las finales del Mundial júnior y cadete

MadridActualizado:

Fuerza, paciencia, concentración, puntería. Cuatro cualidades que lucen los más de 600 deportistas de 61 países que esta semana disputan en Madrid el Mundial júnior y cadete de tiro con arco. Una gran oportunidad para que los aficionados se acerquen a esta disciplina en crecimiento que muestra calidad y futuro en sus representantes más jóvenes. «Que haya sido en Madrid ha producido un récord de participantes. En número de licencias estamos muy por debajo de Italia o de Francia. Y es un orgullo que la Federación Internacional nos haya dado la confianza de organizar este evento. No tiene nada que envidiar a otros campeonatos en otros países», explica para ABC Elías Cuesta, responsable del equipo nacional y entrenador del Centro de Alto Rendimiento.

Participantes en el Mundial de tiro con arco júnior y cadete
Participantes en el Mundial de tiro con arco júnior y cadete - Guillermo Navarro

Y es, por supuesto, una situación idónea para que los arqueros del futuro se curtan en retos internacionales y aprendan a manejar la tensión de una competición de altísimo nivel. «Esto es un máster acelerado de tiro con arco, valores y disciplina. Por puntuaciones, si no están a un nivel top sénior, les falta muy poco. Es un bagaje muy grande el que se llevan. Sobre todo en estas edades, a partir de los 14-15 años, en las que lo principal es aprender: técnica, presión y ser autosuficientes, porque hay viajes que no los hacen con los entrenadores, sino con personal de la Federación y tienen que estar preparados para competir sin el apoyo diario», expone Fernando Silvestre, entrenador. «Y es un plus de motivación, porque pueden venir a verlos familiares y amigos que, al ser un deporte minoritario, no sale tanto en los medios y es más difícil seguir los torneos», añade Cuesta. LaLigaSportTV y la web de la Federación retransmitirán en directo las finales del 24 y 25 de agosto.

Atractivo y adictivo

Durante toda la semana las eliminatorias se celebran en campos de la Ciudad Universitaria, pero se reserva un lugar emblemático para las finales del fin de semana: el entorno del Palacio Real y el Teatro Real. El mejor escenario para un deporte atractivo y con mucho futuro. Con el Plan Nacional de Tecnificación deportiva se desarrollaron centros y núcleos de entrenamientos por todo el territorio nacional. No solo para captar el talento sino también para preparar incluso mejor a los entrenadores. «Y eso se nota en la cantera, porque el nivel de los júnior y los cadetes ha subido mucho. La prueba está en que muchas veces, el equipo nacional está integrado por algún arquero de categorías inferiores», dice Cuesta.

Su trabajo, no obstante, se ha simplificado en el aspecto de que el tiro con arco es un deporte justo. Tiene unos criterios de selección que estipula la Federación y los méritos los dan los propios números. Cada vez, advierten, hay más nivel, por lo que la competencia se multiplica, pero se reduce el error.«Si hay decisiones técnicas sabes que selecciones al que selecciones va a rendir al máximo», sonríe Cuesta. «Desde hace dos años los júnior y cadetes están saliendo a varias competiciones internacionales. Y tenemos a José Manuel Solera y a Elia Canales que ya son campeones consagrados, con muy buenos resultados en las Olímpiadas de la Juventud. También Inés de Velasco hizo un gran papel en el Campeonato del Mundo de Rosario (Argentina). Todas estas salidas les dan un bagaje deportivo impresionante», explica Silvestre.

Participantes comprueban los resultados de sus flechas
Participantes comprueban los resultados de sus flechas - Guillermo Navarro

«No se necesitan unas cualidades físicas determinadas. Pero se desarrolla mucha paciencia y perseverancia. Hasta que no aprendes bien la técnica no avanzas rápido, pero una vez adquirido desde el primer día se puede competir, pues las diferentes distancias dan cabida a todos los niveles», analiza Cuesta.

«La diferencia en cuanto a material entre los cadetes y júnior y los absolutos no existe. Todos van con Fórmulas 1. Y en el escalón mental tampoco hay una gran distancia. Quizá el hándicap es la distancia, porque aquí compiten en 60 metros y hay que saltar a 70 metros. Pero tenemos campeones del mundo desde cadetes hasta sénior. Y compitiendo con la flor y nata del tiro con arco mundial», suma Silvestre.

La parte psicológica, no obstante, es clave para dar el salto de calidad. «En este Mundial, la diferencia entre unos y otros ya no es técnica, sino mental. Es más del 90 % de la competición», prosigue. Por eso el tiro con arco no tiene una edad ideal, pues cada uno desarrolla y explota su paciencia y su concentración a una distinta. «No es un deporte que atraiga a las masas, pero se trabaja bien en las bases. Con algo más de apoyo se podría viajar más y curtir a esta cantera que a veces forma parte del equipo absoluto. Porque en cualquier escuela puede haber una estrella en potencia», zanja Silvestre.