Aspecto que lucirá el lobby del hotel Riu Plaza España
Aspecto que lucirá el lobby del hotel Riu Plaza España - ABC

El futuro hotel del Edificio España «resucita» en los años 50 y albergará una galería de arte

Riu ultima el diseñode las estancias, con la presencia destacada de elementos originales

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A caballo entre la nostalgia y la vanguardia, con guiños a la década de los 50, el futuro hotel del Edificio Españatoma forma. La cadena Riu ultima el diseño de las diferentes estancias a medida que avanzan las obras en el inmueble, inspirado en los orígenes del emblemático rascacielos. Con una presencia destacada de los elementos originales, la apuesta de la compañía será el arte en todos los niveles: a los detalles de las habitaciones, terrazas, salas de conferencias y restaurantes se suma la pretensión de habilitar una galería de arte con exposiciones efímeras. Los plazos de ejecución se mantienen y se espera que el proyecto se haga realidad en la primavera de 2019.

El Riu Plaza España, con categoría de 4 estrellas y 585 habitaciones, será una especie de máquina del tiempo al Madrid de mediados del siglo XX. Los años en los que se construyó el rascacielos (1948-1953) marcan cada rincón del espacio, cuya línea argumental es el respeto a la historia y a los elementos protegidos. «Será el primer hotel urbano de la cadena y se convertirá, desde su posición privilegiada, en el buque insignia de la compañía en España», señalan fuentes de Riu.

El lobby bar del hotel
El lobby bar del hotel - ABC

El vestíbulo del edificio sintetiza la idea de respetar el aspecto primigenio. Si bien ha ganado espacio, con una ampliación hacia los lados, se mantendrá el característico mármol verde que daba la bienvenida. Así, según explican los diseñadores del futuro hotel, a la izquierda se ubicará la recepción, decorada en sus paredes con los bajos relieves originales, con celosías de latón y alistonados de madera de nogal. Al otro extremo se instalará uno de los bares. Con guiños a Broadway y la Quinta Avenida -el estilo tiene referencias neoyorquinas-, posee diferentes ambientes, ente bistrot y biblioteca. El pavimento, añaden, será textil para mejorar la acústica.

Pero la zona estrella de la restauración será en altura, en las plantas 25 y 26 del icónico rascacielos. Ahí se asentará el «sky bar», con una parte cubierta y otra al aire libre. La configuración de la terraza, con vistas en 360 grados, proporciona una panorámica única de la capital y de la sierra madrileña. Los diseñadores han elegido aquí materiales más oscuros, con predominio, detallan, de textiles aterciopelados, latón y espejos. «Se utilizan como revestimiento en paredes y techos para multiplicar el skyline urbano tanto de día como de noche», aseguran. Además de la piscina desbordante en la azotea, se habilitarán dos plantas dedicadas para salas de conferencias y reuniones, con un vestíbulo propio en la planta baja. Para este caso se recupera un mostrador de piedra ya existente.

Así será una habitación doble
Así será una habitación doble - ABC

El grueso de las casi 500 habitaciones mantienen una línea similar, aunque variarán según la categoría. Se vestirán con papel vinílico texturado, maderas de nogal y textiles de colores neutros. Así se forma una especie de collage, completado con cuadros y obras de jóvenes artistas. Riu espera que esta apuesta por el arte vaya más allá y, además de estas exposiciones, se cree una zona de distribución entre salas de conferencias para exhibiciones temporales. En segundo término, como informó ABC, habrá también una suite presidencial de 80 metros cuadrados y cuartos y terrazas diferenciadas; contará con un salón común y una cocina propia.

Primavera de 2019

El objetivo de la compañía es que el hotel este listo para la próxima primavera. Las obras, de hecho, siguen los plazos previstos pese a los intentos del grupo Baraka en dinamitar el proyecto. El grupo empresarial que preside Trinitario Casanova ha denunciado a Riu por un supuesto incumplimiento de contrato por la titularidad de la zona comercial y por problemas de seguridad. No obstante, fuentes de la concejalía de Urbanismo señalaron que no existe ninguna irregularidad.

Hasta la denuncia, que motivó la salida de Casanova, Baraka y Riu estaba. juntos en el proyecto de reforma del Edificio Españ. La hotelera anunció en enero de 2017 que iba a gestionar el hotel y compartir la propiedad con el grupo empresarial, que se lo había comprado anteriormente al chino Wanda. Sin embargo, en los meses siguientes la situación cambió hasta en dos ocasiones; Riu dijo primero que renunciaba al 25% acordado y, después, sorpresivamente, compró todo el edificio. La inversión total, incluida la compraventa, ronda los 400 millones de euros.