La fiesta electrónica organizada el domingo en Chamartín - LAB
MADRID ARENA

Flores organiza una fiesta con DJ's y gogós pese a carecer de licencia

Macumba organiza también un evento para Nochevieja y un concierto electrónico en Año Nuevo

MADRIDActualizado:

Al empresario nocturno Miguel Ángel Flores parece no importarle la muerte de las cinco chiquillas en la «Thriller Music Park» y la condena de cuatro años de prisión que le ha caído por ello. Una sentencia en la que también se le inhabilita para organizar eventos de similar índole. Tampoco parece que ni a él ni a su socio, el Grupo Alonso, le preocupe que el Ayuntamiento de Madrid solo les haya concedido una licencia para restaurante-espectáculo en el nuevo espacio de ocio recién abierto en la antigua discoteca Macumba. La misma que fue la «joya de la corona» para el promotor condenado.

Porque hace apenas 48 horas, el domingo, organizó una fiesta en la Sala Lab, del complejo de la estación de Chamartín. Aquello era una discoteca en toda regla: Dj, gogós, barras con bebidas, zona VIP y baile, mucho baile. Y esto es precisamente lo que no permiten ni el permiso del Consistorio ni la propietaria del espacio, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

La sesión se llama Stark Sensation y, aunque en un principio se pensó para un público esencialmente homosexual, participó en ella gente de todo tipo de orientación sexual. Se vendía como el «estreno mundial». Las fotografías del evento, a las que ha tenido acceso ABC, son de lo más elocuentes y, como la que acompaña a estas líneas, muestran que aquello era una discoteca en toda regla: cañones de luces, escenario para los artistas y cientos de personas bailando al son de la música electrónica. Incluso el Dj de la sesión, Javier Coello, había trabajado para FSM Group, la empresa matriz de Flores, antes de la tragedia del Madrid Arena. Ahora es el «disck jockey» y «music manager» de MEEU, que es como se ha bautizado este conglomerado de Chamartín.

Miguel Ángel Flores es oficialmente coordinador de Desarrollo de Negociodel entramado empresarial que está al frente de estos espacios, como reconoció la propia mercantil en su presentación a la prensa;en la práctica, el que hace y deshace en la organización de estas fiestas.

Yse encuentra también detrás de los dos próximos eventos lúdicos de cara a estas Navidades: la Fiesta de Nochevieja en Zielou (otra de las salas de la estación Chamartín), en la que también correrá la música a cargo del Dj de cabecera, Javier Coello; y el «Concierto electrónico de Año Nuevo. Stark Orchestra», un maratón discotequero desde las 20 a las 5.30 horas del 1 de enero. Las entradas para ambas fiestas ya se están vendiendo.

Después de un año de tiras y aflojas, MEEU consiguió el pasado 7 de diciembre las licencias de ocupación y de actividad como restaurante-espectáculo. Lo logró después de que el Ayuntamiento le obligara a subsanar deficiencias en materia de seguridad. El espacio se promociona como un lugar «que acogerá espectáculos con cosas nunca antes vistas en el ocio nocturno». Todo ello, pese a que el contrato con Adif es claro: nada de discotecas ni conciertos. La sala LAB tiene capacidad para 1.500 personas.