Una de las fachadas de la antigua fábrica de Clesa
Una de las fachadas de la antigua fábrica de Clesa - JOSÉ RAMÓN LADRA

La fábrica de Clesa se convertirá en una ciudad de la medicina

Metrovacesa construirá hoteles y pisos de alquiler para usuarios del Ramón y Cajal

MadridActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid y Metrovacesa han pactado el proyecto definitivo que dará vida a los terrenos de la antigua fábrica de Clesa, abandonada desde 2012. Este jueves, la Junta de Gobierno aprobará la modificación puntual del Plan Gener al de Ordenación Urbana que permitirá que se destine el desarrollo a equipamiento público. Lejos del plan inicial que tenía la constructora del Banco Santander y el BBVA de tirar la construcción actual y levantar viviendas, finalmente todo el recinto se destinará a uso terciario: hotel, viviendas de alquiler para personal y usuarios del Hospital Ramón y Cajal y zona comercial.

El edificio de Alejandro de la Sota, considerado referente de la arquitectura industrial, se salvó de la piqueta en 2015 después de que el Gobierno de Manuela Carmena elevara el nivel de protección a grado 3 parcial para preservar su volumetría y los elementos arquitectónicos más destacados. Quedaron protegidas las dos naves principales, las oficinas adjuntas y el cuerpo de vestuarios y acceso, dejando el resto de los volúmenes fuera de la catalogación.

La decisión echó por tierra los planes de la sociedad privada, que quería transformar los terrenos de Herrera Oria en un complejo residencial. Ahora, toda la construcción permanecerá en pie y en la parte que corresponde a Metrovacesa (44.000 metros cuadrados) se dedicará a hospedaje y a una residencia para profesionales y estudiantes de medicina, como avanzó El Confidencial y confirmó después el Área de Desarrollo Urbano Sostenible que dirige José Manuel Calvo.

Nueva conexión peatonal

«Su nuevo destino mejorará la demanda de equipamientos en el distrito de Fuencarral-El Pardo», informó a través de un comunicado el Ayuntamiento. Además, el ámbito mantendrá la edificabilidad actual concentrada en cuatro zonas que dan continuidad al trazado del entorno. Se verán favorecidas por una nueva conexión peatonal con el hospital establecida en el acuerdo, para el que se cederán 1.000 metros cuadrados a Adif. Además, se ampliará el apeadero de Cercanías.

Respecto a las actividades económicas que se llevarán a cabo en el entorno estarán al servicio de la zona industrial y del centro hospitalario. El uso de la fábrica aún está por definir.