Elecciones autonómicasErrejón no quiere que el Valle de los Caídos aparezca en las guías turísticas

Aboga por dar un nuevo significado al Arco de la Victoria e identificarlo con la paz, la libertad y los derechos humanos

MadridActualizado:

Más Madrid lo tiene claro. Si Íñigo Errejón alcanza el poder suficiente como para tener voz y voto sobre la gestión autonómica sacará de la publicidad institucional la «Ruta turística Imperial», donde se incluye la visita al Valle de los Caídos. Como avanzó EP, mientras «siga siendo un lugar del enaltecimiento de la dictadura no puede ser concebida como punto de interés del turismo cultural» pues la cultura de la Comunidad «debe fortalecer valores democráticos», indicaron.

Además, la plataforma de Manuela Carmena retomará el proyecto que la alcaldesa no pudo llevar a cabo sobre en el Arco de la Victoria de Moncloa al carecer de competencias sobre el monumento. En marzo de 2017, el Comisionado de la Memoria Histórica que creó la ex juez propuso crear allí un museo del Madrid de la guerra. Su objetivo, también, era el de cambiarle el nombre como Arco de la Concordia. Un día más tarde Ciudadanos le recordó que se asentaba sobre suelo de la Comunidad de Madrid, así que su plan tenía que guardarse en el cajón, del que ahora se rescata para identificar este símbolo con valores como la paz, la libertad, la solidaridad o los derechos humanos. Esto se haría a través de un concurso internacional de ideas que incluiría una intervención y reordenación del entorno.

Mapa de fosas

Más Madrid también plantea en su programa electoral autonómico la creación de un banco de ADN que permita tanto el reconocimiento de víctimas de desaparición forzada como de bebés robados y un mapa de fosas comunes necesario para un posterior plan de exhumaciones.

El equipo encabezado por Errejón reclama un reconocimiento a las víctimas de la dictadura franquista en la antigua Dirección General de Seguridad (DGS), en la hoy sede del Gobierno regional en la Puerta del Sol. Allí colocaría una placa en recuerdo de todas las personas que fueron detenidas y torturadas por su disidencia política, su pertenencia a minorías religiosas, su orientación sexual u otras formas de separarse del canon impuesto por la dictadura. Proponen además adecuar una antigua celda de la DGS para ser contextualizada, mediante técnicas y pedagogías adecuadas de promoción.

Otra de las políticas de reconocimiento se dirige a las personas deportadas a campos de concentración y exterminio nazis mediante la expansión de las piedras de memoria «Stolperstein». Ambos programas de Más Madrid incluyen la señalización de lugares de memoria Histórica en la capital, con una referencia concreta a la cárcel de Carabanchel.