MADRID/URBANISMO

Ciudadanos fuerza a la Comunidad a derogar ya el límite de las tres alturas

La Asamblea vota el día 10 un cambio en la Ley del Suelo que desbloqueará los grandes desarrollos urbanísticos, como Castellana Norte

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los grandes desarrollos urbanísticos de la región –Operación Chamartín, Campamento o Mahou-Calderón–no pueden seguir paralizados un añomás mientras los partidos se ponen de acuerdo en sacar adelante la reforma integral de la Ley del Suelo, que trata de pilotar el actual Gobierno de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid. Desde esta convicción, Ciudadanos registró el viernes una Proposición de Ley en la Asamblea regional por la que se modifica parcialmente el artículo 39 de la Ley 9/2001, de 17 de julio, del Suelo. En concreto, se elimina el punto octavo, que establece, en artículo único, la prohibición de edificarse con una altura superior a tres plantas más ático en toda la región. Se incorpora también una disposición adicional aclaratoria que desatasque los principales planes urbanísticos de la ciudad, judicializados.

Ciudadanos, que ha pedido que la propuesta sea tramitada por la vía de urgencia, prevé aprobarla en el Pleno del próximo día 10 de diciembre, con el apoyo del PP. Su entrada en vigor se fija para el mismo día de su publicación en el Boletín Oficial regional. «No podemos permitir que los desarrollos urbanísticos de la región se paralicen durante un año más mientras esperamos a la nueva ley», opina el portavoz del partido naranja, Ignacio Aguado, que marca así el camino al Ejecutivo de Cifuentes en este terreno.

Ciudadanos es muy crítico con la la «ley de las tres alturas», que considera «restrictiva y nada liberal»y que «ha generado un caos urbanístico según la opinión de todos los expertos, favoreciendo ciudades expansivas, por todo el territorio de nuestra Comunidad, limitando las capacidades pormenorizadas de los posteriores planeamientos de desarrollo, siendo paralizados y anulados de forma sistemática por el poder judicial, convirtiendo a los jueces en los verdaderos agentes urbanizadores del territorio».

«Esta limitación de alturas –continúa C’s– ha esparcido nuestras ciudades cual mancha de aceite, generando graves problemas en materia de infraestructuras, movilidad y transporte y, por ende, problemas medioambientales», por lo que urgen a extinguirla. Serán entonces los planes urbanísticos de los propios ayuntamientos los que fijen la delimitación legal de alturas en cada sitio.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, que dirige Jaime González Taboada, activó este verano dos mesas, política y técnica, para lograr un acuerdo de reforma integral de la normativa. Sin embargo, PSOE y Podemos se levantaron hace semanas de este doble foro tras conocer que Ciudadanos se adelantaba a registrar en la Asamblea este cambio puntual para eliminar, «cuanto antes», el techo de crecimiento de las ciudades madrileñas. De hecho, y aunque están de acuerdo en derogar ya las tres alturas, no secundarán la propuesta de Aguado, que consideran un «parche».

En cambio, socialistas y Podemos firman una proposición no de Ley conjunta que, además de eliminar las tres plantas, añade otros puntos de reforma inmediata:subir al 50% la edificabilidad para vivienda protegida; eliminar la categoría de suelo urbanizable no sectorizado, transformándolo en no urbanizable protegido con las limitaciones y requisitos que establece la normativa básica estatal, y el retorno, al menos, a las cesiones para dotaciones y servicios tanto para redes municipales como supra municipales que establecía en su origen la ley regional de 2001.

«No queremos parches. Ciudadanos y PPtendrán que explicar por qué les entran ahora las prisas», asegura Rafael Gómez Montoya, portavoz socialista, que advierte que no volverán a la mesa de negociación de la Consejería si Ciudadanos y el PP, como es previsible, aprueban la derogación parcial el día 10.

Desde el grupo popular evitaron concretar si finalmente se alinearán con Aguado, aunque fuentes consultadas aseguran que la idea del Ejecutivo era aprobarlo en enero. Otras voces afirman que se planeó incluir la supresión de las tres alturas en la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad, aunque al final se desechó esa idea, visto el rechazo suscitado en los socialistas.

En todo caso, el Gobierno confía todavía en restablecer el diálogoroto con PSOE y Podemos, consciente de la importancia de alcanzar una legislación de amplia aceptacion, política como social, que instaure un marco normativo estable en materia de urbanismo. Se dejaría atrás una etapa de remiendos legales que no satisface a nadie, tampoco al PPde Cifuentes.

Se ha dado de plazo hasta el próximo verano para alumbrar la reforma integral de la Ley del Suelo, aunque los grupos de la oposición aseguran que se necesitará más tiempo.