Fracaso del Plan MAD-RE

Carmena abandona la rehabilitación de edificios en Madrid: 17.150 familias afectadas

Ahora Madrid todavía no ha ejecutado ni uno de los 24 millones en ayudas presupuestados el año pasado

MADRIDActualizado:

Manuela Carmena y su equipo han olvidado uno de los puntos más importantes del programa electoral con el que llegaron, pacto con el PSOE mediante, a la Alcaldía de Madrid. Se trata del epígrafe 1.3.1, que aboga por la «reorientación del sector de la construcción a la rehabilitación y eficiencia energética». Para cumplir con esta promesa crearon el Plan MAD-RE ( Madrid Recupera), un programa de ayudas municipales dotado con 24 millones de euros en su convocatoria de 2016 para rehabilitar, mejorar la accesibilidad y eficiencia energética de los edificios de la capital. Las intenciones, una vez más, son buenas, sin embargo, la ejecución deja mucho que desear ya que, en doce meses, Ahora Madrid no ha ejecutado ni uno solo de esos 24 millones de euros prometidos.

Y no es porque las comunidades de vecinos de la capital no estén interesadas en el Plan: en las tres convocatorias abiertas en 2016, el Consistorio recibió 978 candidaturas interesadas en estas ayudas, cuya cuantía ascendió hasta los 35,5 millones de euros, 11,5 más de las previsiones del Ayuntamiento. Estas 978 solicitudes vecinales se corresponden con otras tantas comunidades de vecinos que, en total, aglutinan a 17.150 familias que, a día de hoy, están abandonadas por la impuntual gestión de Carmena.

En virtud de los datos que maneja el área de Desarrollo Urbano Sostenible, encabezada por José Manuel Calvo, y a los que ha tenido acceso ABC, resulta que la mayoría de estas ayudas no la solicitan los madrileños, como se dice popularmente, a beneficio de inventario, sino por necesidad. El 66% de las solicitudes recibidas buscan mejorar la accesibilidad en los inmuebles; el 19% la eficiencia energética; mientras que el 11% de las candidaturas se presentaron al Plan MAD-RE, cuyos trámites, por cierto, no son gratuitos ni mucho menos, por la necesidad de mejorar la conservación de sus edificios.

«Han metido un motor muy potente en un Seat 600 y, claro, no pueden con ello», explica Mercedes González, concejal del PSOE y una de las representantes políticas más críticas con la forma en la que Ahora Madrid está llevando el programa. «Los datos son contundentes y dicen que se ha generado un programa estupendo que no sustenta», insiste la socialista, quien teme que el Plan MAD-RE «muera de éxito». «No puede ser que termine como un programa fallido», subraya González, concienciada con que no pueden fallar a los madrileños con esta iniciativa: «Si los ciudadanos responden y hay alta demanda de subvenciones, no podemos dejar caer el programa».

Sin respuesta

La convocatoria del Plan MAD-RE del año 2016 se dividió en tres plazos concretos en los que las comunidades de vecinos podían postularse para recibir las ayudas de rehabilitación y accesibilidad. El primer periodo comprende entre el 9 de julio y el 31 de agosto; el segundo, entre el 1 de septiembre y el 14 de octubre;y el tercero, entre el 15 de octubre y el 30 de noviembre. De acuerdo con el Boletín Oficial del Ayuntamiento de Madrid (BOAM) del 13 de julio de 2016, donde se aprobaron las bases del programa, los vecinos tenían que cumplir unos plazos, pero el Ayuntamiento, por su parte, también estaba sujeto a otros:debía responder en el plazo de tres meses a las diferentes candidaturas para confirmarles si iban a recibir la subvención o no. Si este plazo vencía sin respuesta por parte del Consistorio, aquellas candidaturas que no hubieran tenido noticias de la concejalía de Urbanismo podrían entender que su candidatura no había prosperado.

De acuerdo con esta norma, a primeros de marzo ya se deberían haber resuelto las subvenciones de todos los plazos: las 978. La realidad es que, a día de hoy, la Comisión de Valoración del Plan MAD-RE está comenzando a evaluar las primeras candidaturas, recibidas allá por el mes de julio y que tendrían que haber resuelto en noviembre. El problema de este atasco, al menos para el PSOE, es que Carmena y los suyos se han visto superados por las solicitudes que, además, no han sido gestionadas por un organismo que está acostumbrado a resolver procesos de ayudas similares a este, sino por el área de Desarrollo Urbano Sostenible, que no tiene los medios necesarios para hacer frente al programa.

Atasco en Urbanismo

«Si en seis meses no concedes ni una subvención, tienes un problema», diagnostica González, quien confiesa que advirtió a Ahora Madrid de que hubiera sido mejor que el proceso de concurrencia entre las distintas comunidades de vecinos lo gestionara la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS): «Les dije que acudieran a este organismo porque lleva gestionando subvenciones desde el momento en el que se creó».

Los problemas para el concejal de Urbanismo y Carmena, de hecho, no acaban ahí. Tras pregonar el éxito de la convocatoria, el equipo de Gobierno se comprometió a derivar las solicitudes que por presupuesto no puedan ser acometidas en 2016, para la convocatoria de 2017 de forma automática. Para las ayudas de este año se pronostican 40 millones de euros, a los que habría que restar los 10 millones sin atender de 2016 y otros 15 en nuevas peticiones recibidas hasta la fecha. En total, sólo habría 15 millones para 2017. Una ruina.