Carmena rodeada de los ediles Mauricio Valiente (izquierda) y Javier Barbero (derecha) - ISABEL PERMUY | Vídeo: Vídeo: La policía antidisturbios carga para evitar el linchamiento del embajador de Senegal, hoy en Lavapiés

Disturbios LavapiésEl Ayuntamiento investigará lo sucedido en Lavapiés con la Policía, pero dice que Mbage no era perseguido

Barbero traslada su apoyo al Cuerpo municipal, pero quiere determinar si hubo violencia policial con los manteros

MADRIDActualizado:

Sobre lo ocurrido en Lavapiés, el Ayuntamiento dice: no hubo persecución policial con el fallecido. Se trató de un infarto natural donde la Policía Municipal trató de sacar a Mmame Mbage de la parada cardiorrespiratoria durante 24 minutos. No obstante, se han iniciado varias líneas de investigación a petición propia de la Corporación para esclarecer lo ocurrido y saber si se produjo algún tipo de violencia policial.

El Ayuntamiento de Madrid ha dado traslado este viernes sobre los hechos ocurridos en Lavapiés casi a las dos de la tarde. Ante la ausencia de la alcaldesa, Manuela Carmena, por un viaje a París que ya ha suspendido, la regidora en funciones, Marta Higueras, el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, y Jorge García Castaño, en calidad de concejal de Centro han comparecido ante los medios de comunicación con un discurso difuso sobre la posición institucional respecto a la intervención policial. Lo que ha quedado claro es que el Consistorio garantiza que el fallecido Mmame Mbage no estaba siendo perseguido por la Policía Municipal cuando sufrió el infarto de forma natural; no obstante, se han iniciado varias líneas de investigación a petición del equipo de Gobierno para esclarecer lo ocurrido y saber si se produjo algún tipo de abuso por parte de la autoridad.

«Vamos a analizar a fondo los hechos y hemos iniciado una investigación con la grabación del incidente al 112; con la solicitud de la minuta que hizo en la comisaría de la Policía Nacional y la declaración de algunos de los testigos; el informe de Samur-Protección Civil, y la revisión y contenido de las cámaras desde Puerta del Sol hasta la calle Oso. Esto lo hemos hecho a petición propia y de la coordinadora de barrios», ha informado Barbero. Además, se ha abierto expediente de información reservada sobre la proporcionalidad en el uso de la fuerza.

El «estrés» del mantero

Higueras ha manifestado el respaldo de su institución a la Policía Municipal, el rechazo a c ualquier tipo de acto vandálico y ha hecho un llamamiento a la calma para recuperar la tranquilidad en Lavapiés. Barbero ha dicho que no duda de la intervención policial, pero ha matizado que quiere «evaluar conductas concretas» de los agentes y ha reflexionado, como profesional sanitario, sobre las causas que generan un infarto. Una de ellas, calificada como remotas en el argot médico, el «estrés» que genera vivir en situación irregular. «¿Cómo se vive en situaciones diarias de lucha por la supervivencia pura y dura? ¿Cómo supone estar permanentemente huyendo de la presencia policial o el miedo constante de que te detengan y te deporten a tu país?», ha pronunciado.

El responsable de la seguridad en la ciudad ha señalado que se produjeron dos intervenciones del Cuerpo distintas el jueves, pero relacionadas entre sí. Por un lado, la que tuvo lugar en la Puerta del Sol en torno a las 4.30 de la tarde con motivo de la venta ambulante, donde se encontraba el propio Mbage. No ha especificado el delegado si el fallecido tenía allí desplegada una manta con productos ilegales y había sido requerido por la autoridad policial. Lo que sí ha afirmado es que este hombre, en situación irregular en España desde hace 12 años, se dedicaba al «top manta» para sobrevivir.

Tras esta actuación en Sol, Mbage decidió ir a la Plaza Mayor, «donde se encuentra con unos amigos, en concreto con uno de los amigos marcha hacia Lavapiés y justo estando al lado de la calle del Oso se produce el infarto miocardio, al parecer, con parada respiratoria. La persona que le acompañaba inmediatamente pidió ayuda. En muy poco tiempo apareció un vehículo de Policía Municipal que estaba patrullando», ha relatado Barbero. Los agentes trataron de reanimar al senegalés hasta que aparecieron los servicios del Samur, 24 minutos más tarde, según el concejal. No se pudo hacer nada por su vida.

A partir de ese momento, se encerró a los policías en esa calle y poco a poco la escalada de altercados fue a más hasta desatarse una auténtica batalla campal que precisó de la actuación de la Unidad de Intervención de la Policía Nacional (UIP) para sofocar una algarada que duró hasta la 1.30 de la madrugada.