Lago de la Casa de Campo
Lago de la Casa de Campo - ISABEL PERMUY

Arranca el vaciado del lago de la Casa de Campo: seis toneladas de peces, sentenciados

Se va a restaurar el vaso, construir un nuevo cerramiento de contención y la reforma del entorno del estanque, que incluirá una zona de «playa»

MadridActualizado:

El Área de Medio Ambiente y Movilidad que dirige Inés Sabanés comenzará hoy el vaciado del lago de la Casa de Campo para la restauración del vaso, la construcción de un nuevo cerramiento de contención y la reforma del entorno del estanque, que incluirá una zona de «playa», nuevos itinerarios peatonales y la renovación completa del mobiliario urbano y de las instalaciones náuticas.

Las grietas y los desprendimientos en el vallado de la laguna artificial han llegado a erosionar el terreno circundante y han dejado al descubierto las raíces de los árboles próximos al lago. Ante estos graves desperfectos, el Ayuntamiento emprenderá unos trabajos de rehabilitación que costarán 2.653.315,83 euros, impuestos incluidos. Las obras se han demorado un mes de lo previsto –se esperaba que comenzaran a principios de noviembre–, así que se dilatarán hasta, al menos, agosto de 2018. El vaciado acabará con la vida de las 6,5 toneladas de peces que ahora mismo nada en sus aguas.

Un embarcadero nuevo

El estanque, que ocupa 80.150 metros cuadrados, se encuentra enmarcado en un espacio protegido como Bien de Interés Cultural en categoría de Sitio Histórico. Por ello, las actuaciones han tenido que ser supervisadas por la Comisión Local de Patrimonio Histórico. «El muro de ladrillo es lo más antiguo del lago y, por ello, será respetado. Lo que haremos es recubrirlo con otro nuevo, para protegerlo», indicó la responsable del proyecto a ABC. Por ello, según el pliego técnico, se pondrá una «lámina separadora de poliestireno expandido de 5 centímetros entre el muro existente y el nuevo». Además, bajo esta pauta, se construirán dos tipos de cercas: una de escollera, con bloques de granito en gran parte del perímetro y otra estética, de hormigón en el nuevo embarcadero.

También se instalarán bancos corridos con y sin respaldo y hamacas, según la zona, para facilitar el uso habitual de este espacio. En cuanto al embarcadero, donde entrenan dos escuelas de remo, kayak y piragüismo y se encuentran las barcas recreativas, será renovado en su totalidad. La actuación contempla la colocación de nuevos pantalanes flotantes, es decir, un muelle indicado para embarcaciones de pequeño tonelaje. El vaciado afectará, además, al barco solar que hacía rutas circulares por el lago. Esta nave, que aún flota en un rincón del estanque desde hace años, se va a optar por desguazarla.