Pleno de Madrid donde se ha votado una claúsula denunciando los atentados contra los derechos humanos en Nicaragua
Pleno de Madrid donde se ha votado una claúsula denunciando los atentados contra los derechos humanos en Nicaragua - MAYA BALANYA

La alcaldesa despejará su futuro tras el verano y en pleno cisma de partido

Ahora Madrid se reunirá en septiembre para debatir sobre la candidatura

Actualizado:

Manuela Carmena solo ha suspendido sus vacaciones el 6 de agosto, para presidir una Junta de Gobierno, y hoy, para asistir al acto principal de La Paloma. Practicamente, el resto del verano lo pasará en Madrid. Nada de estancia prolongada en la costa gaditana, como otros años, salvo alguna escapada familiar o con su amiga, la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, que cede mañana el testigo de regidora en funciones a Nacho Murgui.

Desde el entorno de la exjuez, incluidos concejales, aseguran que está baremando si se presenta o no a la reelección en mayo de 2019: «Lo anunciará cuando regrese de vacaciones». Los tiempos se echan encima y se necesita una postura clara que atajen, además, las diferencias más que notables que existe en el seno de esta variopinta formación instrumental.

Desde Ahora Madrid confirmaron a ABC que el órgano encargado de este menester, la Mesa de Coordinación, se retomará en la segunda semana de septiembre, en torno al martes 11: «Ahí es donde se dirimirá el asunto». La conforman unas 40 personas, entre los veinte ediles, los vocales y otras de consenso. Fundamentalmente, son de dos sensibilidades: el partido matriz, Podemos, y su confluencia municipalista, Ganemos, con la que acudió a las primarias de 2015. También estará Equo e IU aporta tres ediles al Gobierno local, así como los independientes.

Carmena está dispuesta a repetir siempre y cuando no haya primarias para conformar la lista. Quiere ser ella quien decida el equipo del que se va a rodear y no volver a repetir la mala experiencia que está teniendo, sobre todo, con el sector más radical, representado precisamente por Ganemos, anticapitalistas y aquellos que salieron de ésta y conformaron Madrid 129 (con Javier Barbero está más distanciada por la gestión del conflicto con la Policía). Solo estaría dispuesta a unas primarias para elegir cabeza de cartel, algo que tiene que discutir con Pablo Iglesias, a sabiendas de que ella las ganaría. Para Podemos, Carmena es indispensable.Pero el líder de los «morados» también quiere que el «número dos» sea el exJemad Julio Rodríguez, quien tomaría las riendas del Consistorio (si es que vuelven a gobernar) en caso de que la exjuez deje el cargo en pleno mandato.

Quiere a los moderados

De su «guardia de corps» destacan Higueras y Murgui, pero también Inés Sabanés (Equo) y el sector más «errejonista» o moderado de Podemos, con Rita Maestre y Jorge García Castaño. En ese círculo está el único «pablista» y el concejal que más alegrías le está dando en su gestión, el de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. Ha conseguido desbloquear el principal proyecto de la ciudad, la operación Chamartín, y es el autor de las reformas de la Gran Vía, la plaza de España o el remate final de la operación Mahou-Calderón.

Esta labor, sin embargo, ha causado el rechazo de los que llaman «los concejales situados casi en la marginalidad política», embadurnados en polémicas: Celia Mayer (Género y Diversidad), Rommy Arce (Arganzuela y Usera), Montserrat Galcerán (Moncloa y Tetuán), Pablo Carmona (Moratalaz y Salamanca) y el ex de Economía y Hacienda y encargado de Latina y Vicálvaro, Carlos Sánchez Mato (IU).

Él y Mayer «traicionaron» a Carmena con una querella contra el Open de tenis que se les volvió en contra (está archivada) y por la que están triplemente imputados. Yse niegan a dimitir.