Dos alumnos vestidos con uniforme escolar circulan por un paso de cebra
Dos alumnos vestidos con uniforme escolar circulan por un paso de cebra - ABC
PARLAMENTO AUTONÓMICO

Galicia obligará a los colegios a permitir el pantalón en el uniforme de las alumnas

La Cámara aprueba por unanimidad una iniciativa que prohíbe la imposición de la falda en los centros educativos

SantiagoActualizado:

A partir del próximo curso académico, Galicia perseguirá a los centros educativos que obliguen a sus alumnas a vestir falda como parte del uniforme escolar. Es el acuerdo que han alcanzado este miércoles todos los grupos del Parlamento autonómico, en aras de garantizar la «libertad» de las estudiantes y difuminar así las diferencias de sexo en la vestimenta.

La iniciativa, propuesta por En Marea y aprobada con los votos de PP, PSdeG y BNG, insta al Gobierno autonómico a implantar «todas las medidas pertinentes» para prohibir las restricciones de vestuario en centros escolares, de modo que se convierta en una opción para las niñas. «Existe un claro vínculo entre la falda o el vestido y el estereotipo de una feminidad tradicional en la que resultaría impropia la vestimenta catalogada de 'masculina', como son los pantalones», reza el texto de la proposición, defendida la diputada populista Luca Chao en un pleno en el que no todo han sido muestras de unidad. Por ejemplo, tras la sesión de control en la que la líder del BNG, Ana Pontón, instó al presidente de la Xunta a desvincularse de las «Manadas» que a su juicio campan «en la Justicia, la política o las instituciones».

Con esta medida, Galicia explora en vísperas del 25 de noviembre (Día Internacional contra la Violencia de Género) un camino iniciado en 2017, cuando el Congreso de los Diputados dio luz verde a un enunciado similar procedente del grupo confederal de Unidos Podemos, en el que también se integra En Marea.

En su intervención, Chao ha argumentado que para borrar los «obstáculos» que impiden la igualdad efectiva, también es necesario promover «la eliminación de la vestimenta en los centros escolares», pues en ocasiones la falda puede incluso condicionar «la libertad de movimiento» de las alumnas. «Estamos enseñando a nuestras hijas en los colegios a ser guapas antes que felices, queremos niñas felices que jueguen en los patios, que sean libres y dueñas de sí mismas», ha reivindicado. La diputada ha mencionado también que la fórmula ideal sería imponer «un uniforme único» en las escuelas, pero dejó en manos de la Xunta la redacción de un código de vestimenta.

Acuerdo de todos

Además de hacer un repaso por la legislación comunitaria, estatal y autonómica, el texto aprobado menciona además los ejemplos de otros países en los ya se ha prohibido la diferenciación del uniforme, caso de Reino Unido, donde «se da libertad a cada niña o niña a la hora de escoger cómo vestirse para acudir a las clases»

El PP, por su parte, ha intentado introducir una enmienda con la que exigir al Gobierno central la necesidad de regular en todo el país el vestuario y otorgar mayor peso en la decisión a los consejos escolares. Pero no fue aceptada. A pesar de ello, los populares no se descolgaron del consenso y prestaron su respaldo a la iniciativa. Socialistas y nacionalistas también dieron su 'sí', con menciones incluidas, como la de la parlamentaria Olalla Rodil (BNG), a «acabar con la financiación pública de los centros que segregan por sexo».