El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tras el Consello
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, tras el Consello - XUNTA
REFORMA DE LA FINANCIACIÓN

Galicia celebra el «no» a las quitas y pide una reestructuración equitativa

La Xunta ve con buenos ojos que se reordene la deuda de todos los territorios

SantiagoActualizado:

Para el presidente de la Xunta, la reunión mantenida el pasado lunes con el Gobierno y los «barones» regionales del PP fue bien, desde el momentoen que Cristóbal Montoro prometió echar el cerrojo a la posibilidad de condonar deuda a las comunidades incumplidoras. «El hecho de que no se castigue la responsabilidad [en la gestión de las cuentas] me parece un avance», destacó Alberto Núñez Feijóo, habida cuenta de su victoria política frente a los territorios que demandaban las quitas.

Éste es para Galicia el comienzo ideal para abordar la reforma de la financiación: que los gobiernos que se ciñeron a los objetivos de déficit no acaben pagando los platos rotos de aquellos que se saltaron todos los límites. «Abandonamos la tesis de que no se puede condonar deuda a comunidades incumplidoras». Y eso que la Xunta no le da la espalda a la solidaridad entre comunidades. Nada más lejos, recordó Feijóo: «Nosotros siempre estuvimos a favor». Su Gobierno se inclinó por las líneas de ayuda para el pago a proveedores, o por la financiación pública para aquellas comunidades que no acudían a los bancos «y no les dejaban un patacón».

Reestructuración

Galicia, por tanto, no va a dejar de apostar por el equilibrio, pero tampoco dará el visto bueno, «en ningún caso», a que el incumplimiento de las reglas de gasto y los techos marcados por Hacienda acabe convirtiéndose norma. «Cosa distinta es la reestructuración de la deuda. «Estamos a favor, también nos interesa la reestructuración de la deuda gallega, sin duda», destacó el presidente autonómico sobre una hipótesis que ha ganado peso en los últimos días, especialmente desde que Montoro la mencionara durante una comparecencia en el Congreso.

Aún así, la Xunta antepone su apoyo a la medida, siempre y cuando se contemple una premisa: «Que se haga con criterios de equidad respecto al conjunto de comunidades». En ese escenario, Feijóo avanzó que analizarían «cuales son las condiciones» de la reestructuración, y a partir de ahí, concretar «la postura» a seguir por parte del Gobierno gallego.