Un grupo de niños con sus madres a la salida de una escuela
Un grupo de niños con sus madres a la salida de una escuela - ABC
GALICIA

Los bofetones de una madre a su hijo por negarse a ir a la ducha le cuestan dos meses de cárcel

La Audiencia de Pontevedra mantiene que el derecho de los padres a reprender a sus hijos no está justificado cuando se emplea la violencia

SantiagoActualizado:

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha fallado contra una madre que abofeteó a su hijo por negarse a ir a la ducha. El tribunal le ha impuesto una pena de dos meses de prisión al considerarle autora de un delito de maltrato en el ámbito de la violencia doméstica; castigo que se rebajará a dos meses de trabajos en favor de la comunidad, dado que la mujer no cuenta con antecedentes penales.

El caso, adelantado este miércoles por La Voz de Galicia, comenzó el pasado 20 de mayo. Aquella noche, el rechazo del menor, de diez años de edad, a ir a la ducha originó una discusión que acabó con un «par de bofetadas» a cargo de su madre, que ocasionaron al pequeño un enrojecimiento por la que fue atendido en primera instancia por los servicios médicos.

La sentencia, que impone además a la madre una orden de alejamiento de 200 metros con su hijo durante seis meses, se basa en que un correctivo contra los menores «nunca puede justificar el uso de la violencia que el acusado ejerció». La Audiencia considera que la facultad de corregir a los hijos «solo puede concebirse orientada al beneficio" de los mismos para lograr su adecuada formación, y que dicha facultad acaba cuando se viola «la integridad física y moral de los pequeños».