Feijóo y Ábalos, este miércoles en el Pazo de Raxoi
Feijóo y Ábalos, este miércoles en el Pazo de Raxoi - MIGUEL MUÑIZ
VISITA DEL MINISTRO DE FOMENTO A GALICIA

Ábalos compromete las obras del AVE para 2019 pero enfría su puesta en servicio en 2020

El socialista sigue sin revelar su postura en torno a la cesión de la AP-9 y Feijóo admite que al Ministerio «no le gusta»

SantiagoActualizado:

Alberto Núñez Feijóo le esperaba con una agenda «muy prolija» y José Luis Ábalos aterrizó con la «lección bien aprendida». Durante más de dos horas el presidente de la Xunta y el ministro de Fomento debatieron e intercambiaron información sobre el estado de las infraestructuras en la Comunidad. Una reunión, la primera de un miembro del Gobierno de Pedro Sánchez en Galicia, que dejó novedades de escaso alcance en torno a la llegada del AVE o la posibilidad de transferir la AP-9 a la autonomía, pero sí en cuanto a la inclusión del «córner» galaico-asturiano en el corredor ferroviario de mercancías por el noroeste. «Ratifico todos los compromisos que el anterior Gobierno hizo con Galicia», sentenció el socialista.

EL AVE: Obras vs. puesta en servicio

«La conexión de Alta Velocidad con Galicia es una realidad cada vez más próxima», fue otra de las frases balsámicas del ministro, pero lo cierto es que en el sempiterno debate sobre la vinculación ferroviaria con la Meseta gana cada vez más peso una diferencia:la fecha de finalización de las obras va por un lado, el plazo de puesta en servicio de la línea va por otro. Fomento mantiene, al igual que lo había hecho del PP, que en el tercer trimestre de 2019 se retirarán las excavadoras. A partir de ahí se activarán todo tipo de pruebas antes de que el servicio se ponga a disposición del público. Un tiempo en el que el Ministerio tendrá que cerrar la adquisición de «material rodante» (trenes), diseñar los planes de evaluación, sincronizar el trazado con el resto de la red o finalizar las preceptivas auditorías. Si todo transcurre con normalidad, indicó Ábalos, «la previsión es que en 2020 podamos tener ya ese servicio». Pero la multitud de factores a tener en cuenta añade todavía más incertidumbre a un proyecto que lleva encadenando retrasos y complicaciones con todo tipo de gabinetes, al margen del color en que militen. Con todo, el titular de Fomento entregó a Feijóo un cronograma con los tiempos de viaje entre ciudades una vez se vayan culminando los tramos, del que se extrae que en 2019 se acortarán las distancias en una hora y en 2020 dos horas respecto a Madrid.

Además, el ministro aprovechó para ratificar la electrificación de la línea entre Orense y Lugo —finalizará en 2021—, las obras de adecuación de la vía en La Coruña yFerrol, el proyecto de bypass en Betanzos y especialmente la continuidad de la variante de Alta Velocidad por Cerdedo: el caramelo político que Ábalos entregó a Abel Caballero en su visita matinal a Vigo. Por último, el presidente de la Xunta confirmó que la construcción de las intermodales transcurre «conforme a lo previsto»y recibió el permiso del Gobierno para abordar directamente con Aena el escenario posterior al AVE y su impacto en el tráfico aéreo.

AP-9: Fomento ni cierra la puerta ni la abre

A Ábalos le tocó también asumir la patata caliente de la transferencia de la AP-9, una vieja reivindicación de la Xunta a la que el Gobierno ha dedicado algún guiño, como el desbloqueo a su debate en el Congreso. No obstante, el responsable de Fomento dejó claro que una cosa es permitir su discusión la Carrera de San Jerónimo —«estamos en contra de vetar», incidió— y otra muy distinta que el Estado tenga «una posición definida al respecto».

Y efectivamente no la tiene. Galicia recibe largas mientras se reproduce el choque de argumentos que viene siendo habitual entre Moncloa y el equipo de Feijóo. Algunos de ellos son ya bien conocidos, como el riesgo de que la cesión de la vía sea un «elemento susceptible de ser replicado en el conjunto del Estado». Traducido: el PSOE, como antes hiciera el PP, teme que el traspaso abra un «melón» incontrolado que lleve a todas las autonomías a realizar peticiones semejantes en pleno torbellino secesionista.

En palabras del presidente de la Xunta, a Fomento «no le gusta» esta transferencia, pese a los intentos de su gabinete por razonar que la vía «nace y muere en Galicia» y que, en tanto en cuanto no se trata de una conexión transfronteriza, su reclamación es legítima.

A cambio Fomento convocará en «las próximas semanas» la comisión de seguimiento» de la autopista, donde se repetirán todas estas cuestiones y algunas más, como el posible escenario de rescate de la concesión, que finaliza en 2048. El ministro, pese a todo, no parece estar por labor. «No estamos en condiciones de ir rescatando nada», sentenció, dados los «desembolsos tremendamente onerosos» a los que tendrían que hacer frente las arcas públicas. Al contrario, Ábalos apostó por hacer una reflexión sobre la «seguridad» de toda la red, una tela de araña que no ha dejado de medrar en las últimas décadas pero que no ha ido acompañada de más fondos para el mantenimiento y conservación.

El corredor ferroviario: nueva oportunidad

Sobre la inclusión de Galicia en el corredor ferroviario de mercancías, el socialista hizo causa: se trata, dijo, de un proyecto «estratégico» equiparable al corredor mediterráneo. El Gobierno ya tiene preparado un plan director sobre el trazado y Ábalos apeló a la colaboración tanto de las administraciones como del tejido social y económico para aprovechar que la Comisión Europea podría aceptar su inclusión el próximo mecanismo «Conectar Europa». Feijóo, por su parte, agradeció la implicación del ministro y la comparación con la vía mediterránea, un gesto fundamental a la hora de construir una «España equitativa e igualitaria».

Otras carreteras: acento especial en la A-54

AP-9 al margen, la Xunta trasladó al Gobierno el «interés» en que se finalicen los tramos de la A-54 (Santiago-Lugo) un año antes de lo previsto, y que su estreno coincida con el Xacobeo 2021. «La carretera convencional tendrá muchísimos peregrinos, es un esfuerzo que bien vale la pena», subrayó el presidente gallego.

La cumbre se detuvo también en la prolongación de la autovía entre Vigo y O Porriño —«posiblemente la que tiene más tráfico de Galicia», dijo Feijóo— y la intención del Ejecutivo de seguir adelante con la construcción de un túnel prometido por el gabinete de Rajoy, pero trastocando su financiación: en lugar de hacerlo a través del Plan Extraordinario de Inversiones (PIC9, se contempla su inclusión en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).