Condenada a nueve años por matar al violador de su hija

J.M. IVORRA | ALICANTE
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Carmen García Espinosa, la mujer que pegó fuego al violador de su hija, Antonio Cosme Velasco, en el pueblo alicantino de Benejuzar, ha sido condenada a nueve años de prisión como autora de un delito de asesinato, según la sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción número 2 de Orihuela (Alicante).

Según la resolución, la mujer se acercó a una gasolinera, con una botella de plástico de 1,5 litros, donde rellenó el recipiente de carburante y, acto seguido, se desplazó hasta el bar donde se encontraba el violador, Antonio Velasco, conocido como “El Pincelito”. Allí, la acusada le roció de gasolina “prendiendo fuego con una cerilla que arrojó al suelo y produjo la combustión, comenzando a arder como una antorcha de pies a cabeza”.

Antonio Cosme Velasco Soriano se encontraba de permiso carcelario del Centro Penitenciario Alicante II (Villena), donde estaba cumpliendo una condena de nueve años de prisión por la violación de la hija de la acusada, que cuando ocurrieron los hechos tenía 13 años.

Como resultado de la agresión, Cosme Velasco sufrió quemaduras de tercer grado en el 60% de la superficie corporal, afectando a cara, cuello, torax, abdomen y miembros. Todo ello le provocó un shock séptico y falleció 23 el de Junio de 2005 por parada cardiorrespiratoria, en el Hospital La Fé de Valencia.

La sentencia considera a M del Carmen E. G. como autora responsable de un delito de asesinato en concurso ideal con un delito de lesiones con instrumento peligroso, con la concurrencia de la circunstancia eximente incompleta de trastorno mental transitorio, y por ello le impone una pena de ocho años y seis meses de prisión, por el delito de asesinato.

Además, establece otra pena de un año de prisión por el delito de lesiones dolosas, y le prohíbe aproximarse a menos de 500 metros de la familia del fallecido durante el plazo de quince años, a partir de la fecha en la que la condenada abandone el establecimiento penitenciario.

La sentencia también condena a la acusada a indemnizar a la mujer del fallecido y a sus cuatro hijos a la suma total de 140. 000 euros, así como a pagar alrededor de 11. 000 euros al otro individuo que acompañaba a la víctima en el momento de los hechos y que resultó también herido.