Las médulas en León, una mina en superficie de la época romana que dejó un llamativo paisaje
Las médulas en León, una mina en superficie de la época romana que dejó un llamativo paisaje - ABC
Cultura

Un viaje por la Hispania romana de hace 2.000 años

El periodista valenciano Javier Ramos publica una guía de viaje basada en los vestigios romanos que quedan en la Península

ALICANTE Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Deambular con detenimiento por las calles de Itálica, pasar bajo el arco de Cáparra, cruzar el puente de Alcántara, sentarnos en el graderío del teatro de Cartagena, admirar el acueducto de Segovia o ver caer la tarde con Las Médulas como telón de fondo. Viajar al pasado con la máquina del tiempo es posible con la «Guía de viajes por la Hispania Romana» (La Esfera de los Libros), el primer libro de Javier Ramos de los Santos. La obra primigenia de este periodista valenciano invita al lector aficionado por la historia a visitar los principales monumentos y restos arqueológicos que se conservan en la península ibérica de una de las mayores civilizaciones de la Antigüedad.

Esta amena guía de viajes «propone al lector un recorrido sin parangón por todos los rincones romanos que permanecen en pie y se pueden visitar tanto en España como en Portugal», asegura el autor. Un minucioso y detallado catálogo de ciudades, edificios públicos, acueductos, puentes, anfiteatros, murallas, viviendas o artefactos salen de nuevo a la luz, o lo que queda de ellos, más de dos mil años después, para completar de la mejor manera esta experiencia viajera.

Hablamos de «romano» para referirnos a un periodo que, solo en el caso de Hispania, abarca casi siete siglos. Fue la necesidad de un mayor control sobre el territorio en un momento de inestabilidad la que llevó al emperador Diocleciano, en el año 293, a plantear una nueva organización de las provincias, que también afectó a Hispania, la cual se convirtió en una de las doce diócesis en las que se dividió el Imperio. Hispania, cuyo ámbito abarcaría también el norte de África, quedó dividida en seis provincias: Gallaecia, Tarraconense, Cartaginense, Bética, Lusitania y Balearica. Y es a través de ellas y desde sus respectivas capitales (Braga, Tarragona, Cartagena, Córdoba, Mérida y Alcudia) como la «Guía de viajes por la Hispania Romana» establece su mapa radial e invita al lector a viajar a lo largo y ancho de la Península Ibérica para conocer los lugares que perduran de una sociedad que sentó las bases de la cultura que todavía hoy perdura en Occidente.

Yacimientos

Veremos en esta guía histórica restos de yacimientos cuyo florecimiento tuvo lugar seguramente en los dos primeros siglos de nuestra era. Junto a los yacimientos está el nuevo Centro de Interpretación construido en un ejercicio de respeto por lo propio que solo en los últimos decenios hemos aprendido a cultivar. «Y allí mismo, junto al origen, o en la ciudad cercana, tendremos oportunidad de visitar el Museo Arqueológico, que nos permite recorrer en unas cuantas salas muchos siglos de historia», añade Javier Ramos.

Estudiantes en el teatro romano de Mérida
Estudiantes en el teatro romano de Mérida - ABC

Entre ruta y ruta, la guía intercala explicaciones o destacados que detallan los principales hitos que los romanos aportaron a Hispania mientras duró su dominio: se cuenta cómo era su urbanismo e ingeniería, cómo creaban ciudades y construían villas, domus, mosaicos, calzadas, puentes, teatros, circos, anfiteatros, murallas, acueductos, cómo era su acuñación de moneda... «Pero también recoge lo que Hispania proporcionó al Imperio: personajes como los emperadores Trajano, Adriano o Teodosio, senadores como Lucio Balbo, filósofos como Séneca, o literatos como Marcial y Quintiliano. Y no debemos olvidarnos de las materias primas que aquí se generaban en abundancia y se exportaban a Roma: conservas de pescado como el garum, aceite de oliva, vino, minerales, cerámica...», enumera el autor.

La «Guía de viajes por la Hispania Romana» se completa con dos anexos: uno repasa las fiestas más destacadas de temática romana que se celebran durante todo el año en territorio peninsular (Tarraco Viva, Floralia, Emerita Ludica...); el otro apéndice recopila locales de restauración abiertos en la actualidad cuya decoración o motivos están ambientados en aquella gloriosa época. Prologa la obra el reconocido escritor Javier Negrete, autor de obras como «La gran aventura de los griegos», «Salamina» o «La hija del Nilo».

Javier Ramos es licenciado en periodismo y ha trabajado en medios de comunicación como Diario 16, 20 minutos o Las Provincias. Apasionado por la historia y los viajes, administra el blog lugaresconhistoria.com.