Imagen de una clase de religión de un centro concertado
Imagen de una clase de religión de un centro concertado - ABC
Valencia

El sindicato de enseñanza concertada recolocará a los docentes de Religión que pierdan su trabajo

El FSIE critica que «los docentes y las familias no pueden pagar siempre los vaivenes educativos de los poderes políticos»

VALENCIAActualizado:

El sindicato de enseñanza concertada FSIE Comunidad Valenciana promoverá recolocar los profesores concertados que pierdan su trabajo por las reformas de la Lomce anunciadas por el Gobierno, especialmente la de reducir el peso de la asignatura de Religión.

Así lo ha manifestado FSIE en un comunicado después de que el pasado 11 de julio la ministra de Educación y Formación Profesional (FP), Isabel Celaá, anunciase cambios "urgentes" en la Lomce que afectan principalmente a esta asignatura, cuya nota ya no contará.

Unas medidas que, según el sindicato, "tendrán consecuencias sobre el futuro laboral de muchos docentes que trabajan en la Comunitat".

Por ello, el sindicato ha señalado que para evitar el "desamparo" de los profesores y la "inestabilidad laboral", procurará la reubicación del profesorado afectado en las bolsas de recolocación que puso en marcha el año pasado como consecuencia del recorte de las unidades concertadas.

De esta manera, FSIE quiere "amortiguar" los efectos que estas decisiones "puedan tener sobre la comunidad docente valenciana", sobre todo en aquellos profesionales que, como los que imparten la asignatura de Religión en la Comunitat, sufran de forma "inminente" las consecuencias de la reforma de la ley.

"Los docentes y las familias no pueden pagar siempre los vaivenes educativos de los poderes políticos, porque la estabilidad educativa es un valor para alumnos, padres y los profesionales", han criticado.

El sindicato puso en marcha esta bolsa de recolocación en el curso escolar 2016-2017 por la implantación de la reforma educativa en los centros concertados de la Comunitat Valenciana y la pérdida de puestos de trabajo afectado por la reducción de unidades.

El profesorado afectado será aquel que, figurando en la nómina de pago delegado, pierda su puesto de trabajo o vea reducida su jornada laboral en un 20 por ciento o más, siempre que estuviera prestando sus servicios con un contrato laboral