Imagen de María José Grimaldo en la tertúlia de El matí À Punt
Imagen de María José Grimaldo en la tertúlia de El matí À Punt - À PUNT MEDIA

NecrológicaMaría José Grimaldo: mujer, madre y periodista

Majo era una de esas periodistas de raza. De las que huelen la noticia. De las que no miran el reloj. De las que saben distinguir a un buen reportero.

VALENCIAActualizado:

Mujer, madre, hija, fallera, valenciana y periodista. Una maldita sepsis en la sangre ha segado la vida de María José Grimaldo García (Valencia, 13 de agosto de 1970) cuando solo tenía 48 años. El diario «LasProvincias» llora la pérdida de su subdirectora. El «alma mater» delperiódico decano de Valencia en el que Grimaldo desarrolló durante un cuarto de siglo su carrera profesional y en el que ha dejado una huella imborrable. La «jefona», como la recuerdan sus compañeros de la Redacción de «Las Provincias», era una de esas periodistas de raza. De las que olían la noticia. De las que no miran el reloj. De las que sabían distinguir a un buen reportero.

Majo ingresó en el periódico con solo veintitrés años y, desde la base, ascendió hasta el cargo de subdirectora en 2012. En unos tiempos como los actuales en los que se reivindica la necesidad de que las mujeres ocupen cargos directivos, Grimaldo, mujer, madre, hija, fallera, valenciana y periodista, fue pionera. El pasado 8 de marzo las Cortes Valencianas la distinguieron como mujer trabajadora. A ella, sin embargo, no le hacían falta los fastos ni los reconocimientos externos. Era profeta en su casa. Con su capacidad de liderazgo se había ganado a toda una Redacción. Su director, Julían Quirós, ha dejado escrito que María José Grimaldo fue «mi principal colaboradora; mi complemento, mi extensión, mi sombra, mi contrapunto, mi pepito grillo, las manos y los ojos del director». Sobran las palabras.

En lo personal, tuve el honor de coincidir con Majo en el jurado de los prestigiosos premios periodísticos que otorga el sindicato CSI-F. Grimaldo ostentaba el galardón a su trayectoria profesional. Un premio que recibió en plena juventud pero que hacía justicia a la carrera de una de las grandes referencias del periodismo valenciano de las dos últimas décadas.

En las deliberaciones del jurado demostró humildad y conocimiento de un medio que dominaba como pocos. Siempre pendiente del reloj, con la mente puesta en su Redacción, a la que defendía con vehemencia, y en sus dos Pepes, su marido y su hijo, mientras arañaba algún minuto para, aprovechando la ubicación de la sede del CSI-F, dar una vuelta por las tiendas del centro.

Además de en «Las Provincias», Grimaldo dejó constancia de su capacidad periodística en Canal 9, en À Punt, en Mediterráneo Televisión o, hasta que su enfermedad se lo permitió, en la Cadena Ser. Majo era la redactora total, capaz de desenvolverse en cualquier medio y de abordar la cuestión que ocupara la actualidad.

Este jueves fue Trending Topic. Una circunstancia a la que seguramente ella le habría restado importancia. Lamentablemente, quien tantas noticias dio se convertía en la protagonista de la peor con la que nos pudimos levantar quienes la conocimos.

Siempre quedará su legado y una Redacción que, como ella misma habría dicho, seguirá al pie de la tecla. Hasta siempre, compañera.