Imagen de archivo del Hospital Clínico de Valencia
Imagen de archivo del Hospital Clínico de Valencia - I.G.
Sucesos

Muere una niña de diez años tras someterse a unas pruebas de alergia en un hospital de Valencia

Los expertos investigan las causas del fallecimiento, aunque creen que la parada cardiorespiratoria que sufrió la menor no la produjo el control alérgico

VALENCIAActualizado:

Una niña de diez años murió el pasado martes tras ser sometida a unas pruebas de alergia en el Hospital Clínico de Valencia y, aunque será la autopsia la que determine las causas de su fallecimiento, el primer informe apunta la tesis de los facultativos, que no creen que haya relación entre esas pruebas y la parada cardiorrespiratoria que sufrió la pequeña.

El óbito se produjo el pasado martes en el centro hospitalario valenciano, donde tras realizarle las pruebas de alergia la pequeña se sintió mal con un fuerte dolor de cabeza y los médicos intentaron reanimarla durante casi dos horas, sin éxito.

"No es una situación de mala praxis", según fuentes de la Conselleria de Sanidad, que han añadido que los profesionales "se volcaron con la niña" e incluso sus padres vieron que no había habido una falta de atención.

Podría ser una "evolución de las muchas raras que se producen en medicina", indican las fuentes, para añadir que los facultativos no encuentran de momento una explicación. El primer informe de la autopsia ha descartado la relación entre las pruebas y la muerte, y por lo tanto una mala praxis, según fuentes de Sanidad citadas por TVE.

Al respecto, la presidenta de la Asociación Valenciana de Alergología e Inmunología Clínica (AVAIC), Mónica Antón, explicó que el riesgo para el paciente de una "consecuencia fatal" tras una prueba de alergia es "muy bajo, mínimo" pero "puede existir".

Antón ha indicado que por ello es imprescindible que sean realizadas por especialistas en alergología. Tras matizar que desconoce las circunstancias en que se ha producido este fallecimiento y está a la espera de poder contactar con los alergólogos del hospital, ha señalado que, a título personal, considera que la muerte de la pequeña no está relacionada con la prueba.

"Sí que es verdad que las pruebas de alergia tienen un riesgo pero es muy bajo el porcentaje de que puedan aparecer reacciones alérgicas graves y que provoquen una anafilaxis o una crisis de asma", ha indicado la especialista.

Mónica Antón ha señalado que ante la existencia de riesgo, las pruebas deben ser realizadas y supervisadas por un especialista en alergología para tratar de inmediato cualquier eventualidad y siempre conociendo la situación basal previa del paciente para poderla recomendar.