Imagen de la planta de Ford en Almussafes
Imagen de la planta de Ford en Almussafes - ABC
Economía

UGT alerta de que la planta de Ford en Almussafes no quedará fuera de los ajustes

La multinacional no ha citado a la factoría española en sus primeros anuncios sobre la estrategia de reducción de costes, que busca obtener rentabilidad a corto plazo

VALENCIA, MADRIDActualizado:

La multinacional norteamericana Ford ha anunciado los primeros pasos de su plan de ajustes en Europa, sin mencionar a la factoría valenciana de Almussafes. La firma del óvalo ha avanzado este jueves un recorte de su plantilla a nivel continental, sin aportar cifras concretas y pendiente de la negociación con los interlocutores sociales. Al respecto, el comité de empresa de Ford Almussafes ha explicado que la planta española tendrá que negociar en algún momento de los próximos meses de este año recortes para la factoría, ya que no está exenta del adelgazamiento de la estructura de la compañía en Europa.

Ford detalla en un comunicado que «las mejoras en los costes estructurales se apoyarán en la reducción del superávit laboral en todas las funciones». Con ello quiere «reforzar» su «posición competitiva y su rentabilidad» en Europa. Fuentes de la compañía han ampliado a ABC que se seguirán estudiando medidas de ajuste durante todo el semestre.

«Estamos tomando decisiones contundentes para transformar el negocio de Ford en Europa», afirma Steven Armstrong, vicepresidente del grupo Ford y presidente de Ford Europa, en el comunicado. En él se subraya que «a corto plazo Ford está acelerando sus acciones clave para ponerse en forma y reduciendo sus costes estructurales».

Entre estas iniciativas el fabricante detalla el cierre en agosto próximo de la planta de Burdeos (Francia), anunciado en diciembre, el fin de la producción del modelo C-MAX y Grand C-MAX en la planta de Saarlouis (Alemania), comunicado también el mes pasado, la «consolidación» de su negocio en Reino Unido y una «reconsideración fundamental» de su actividad en Rusia en la joint venture Ford Sollers.

Entre estas acciones no se cita a la planta valenciana, que al margen de motores ensambla hasta cinco modelos distintos (Kuga, S-Max, Mondeo, Galaxy, Transit Connect y Tourneo) y da empleo a más de 7.000 personas.

El presidente del comité de Almussafes y responsable de UGT-Ford, Carlos Faubel, ha explicado, tras asistir a la reunión que han celebrado este jueves en Alemania representantes de la compañía y del comité europeo, que hay que ser «muy cauto» y «muy prudente» respecto a las perspectivas sobre los recortes.

El fabricante agregó que para lograr la reducción de costes laborales que se ha propuesta recurrirá «en la medida de lo posible», a «bajas voluntarias» y trabajará «estrechamente con los interlocutores sociales».

La empresa está iniciando «consultas formales» con su Consejo Laboral y los sindicatos y está «comprometida» a cooperar con todos los actores implicados para poner en marcha su estrategia empresarial para Europa, agrega la nota.

Acuerdos con Volkswagen

El plan de Ford busca mejorar la «rentabilidad a corto plazo», según amplía Efe, y un «negocio más competitivo para el futuro», y apunta que la división europea aspira a largo plazo a un margen de beneficio neto de explotación (EBIT) a largo plazo del 6 %. «Invertiremos en los vehículos, los servicios, segmentos y mercados que más contribuyen a sostener la rentabilidad empresarial a largo plazo, creando valor para todos los actores», agregó Armstrong.

La estrategia del fabricante prevé establecer tres grupos de negocio en Europa: vehículos comerciales, vehículos para pasajeros e importaciones, «cada uno con aspiraciones definidas y organizaciones dedicadas», según el comunicado.

Ford agregó que ofrecerá vehículos totalmente eléctricos e híbridos «para todos los modelos» y que «mejorará o abandonará» las líneas de vehículos «menos rentables». Asimismo valorará una «potencial alianza» con el rival Volkswagen, el mayor fabricante de vehículos de Europa, para «apoyar el crecimiento de los vehículos comerciales».

Para UGT, estas acciones son «el pistoletazo de salida» de la reestructuración, sobre la que la compañía seguirá tomando decisiones en los próximos seis meses, según Faubel, que ha avanzado que a finales de febrero habrá una nueva reunión con los representantes sindicales europeos.

No obstante, el hecho de que en estas decisiones no se haya mencionado a Almussafes es «una buena noticia», pero no quiere decir que esté «exenta», ya que 2019 va a ser «bastante complicado» y ya ha comenzado con un ajuste a la demanda que se ha reflejado en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE).

Para este sábado, UGT-Ford ha convocado una asamblea de afiliados en Almussafes para informar de los asuntos que han tratado en la reunión en Alemania.