El portavoz de Cs, Carlos Carrizosa, durate su intervención
El portavoz de Cs, Carlos Carrizosa, durate su intervención - AFP

La oposición carga con dureza contra Puigdemont por llevar a Cataluña «contra las rocas»

Cs acusa al presidente catalán de romper la convivencia y el PSC asegura que el error lo pagarán todos los catalanes

BARCELONAActualizado:

Nueva jornada de tensión y reproches en el pleno del Parlament la jornada en la que Junts Pel Sí y la CUP quieren hacer efectiva la declaración de independencia. Un extremo contra el que la oposición ha cargado con dureza anunciando primero que no participarían en la votación de la resolución presentada por los partidos independentistas y tachando después a Puigdemont de irresponsable por abocar a Cataluña al abismo y llevarla «contra las rocas».

En este sentido, el diputado de Cs, Carlos Carrizosa, ha lamenttado que lo está pasando en el Parlament «no pasa ningún filtro de derecho». «¿Se consideran fuera de Europa que no respetan las normas europeas, las internacionales, las de la ONU?, ha preguntado. Según el portavoz del partido naranja, la propuesta de Junts Pel Sí y la CUP quiere privar a los catalanes «del pasaporte español, y lo hacen mintiendo». También ha añadido que con el paso que se disponen a dar «provocan la aplicación del artículo 155 de la Constitución».

Carrizosa, que ha terminado su intervención rompiendo la resolución independentista, ha recordado a Puigdemont que «su plan ya estaba escrito», pero pese a perder en «su plebiscito» del 27-S de 2015 y en «el simulacro de referéndum del 9-N» de 2014, han seguido para adelante. «Lo que han conseguido es romper la convivencia en Cataluña, van con personas que llama carroña a la oposición y cerdos a los dirigentes europeos» que no les da la razón, ha añadido antes de acusar a Puigdemont de romper la convivenvia. «Con este papel han dejado a los catalanes que no les siguen huérfanos de gobierno. Es ilíicto, inmoral, antiético… No vamos a permitir que se rompa España… No vamos a permitir que nos arruinen», ha dicho.

Por su parte, la portavoz del PSC, Eva Granados, ha afeado al presidente catalán un «error» que pagarán todos los catalanes. «Ninguno de nosotros quiere que se aplique el 155, pero es la consecuencia de una salida deliberada, porque ustedes no aceptan la legalidad , y si no lo hacen su aplicación es inapelable», ha dicho la diputada socialista, quien ha reivindicado el papel del PSC «en estas horas graves para Cataluña». «Los socialistas siempre estaremos por la democracia, por el diálogo, para que vuelva a la legalidad y se dé la voz a la ciudadanía para que se exprese en unas elecciones».

«¿Son conscientes? ¿Cuántas empresas se irán esta tarde? Ustedes son unos inconscientes. Hoy los socialistas estamos junto a las personas que no quieren aventuras que acaban contra las rocas por culpa de unos diputados irresponsalbes», ha añadido Granados.

En el turno de Catalunya Sí Que Es Pot, Marta Ribas ha asegurado que no se puede responder a una barbaridad, en relación al 155, con otra barbaridad como la DUI y ha recordado a Puigdemont y sus socios que no tienen legitimidad democrática para proclamar la independencia. «Aquí y en el Senado están dinamitando todos los puentes de diálogo. No queremos que toda esta situación se traslade a la gente, a los barrios, a los pueblos, ese es nuestro compromiso», ha añadido antes de reivindicar el compromiso de su formación con un referéndum pactado y recibir aplausos de todos sus compañeros de grupo a excepeción de los tres diputados de Podem.

Especialmente contundente se ha mostrado el portavoz del PPC, Alejandro Fernández, quien ha cargado contra la facilidad con la que el independetismo categoriza a la gente según su conveniencia. «Han elaborado la lista de supuestos fachas que no admite parangón en la historia de la humanidad: Evole, Coixet, Serrat, Juliana, Santi-Vila.... ¿Hay alguien que no sean ustedes y Maduro que no sea facha? Incluso usted, president, fue ayer facha por unas horas» , ha espetado. Para Fernández, el independentismo ha causado una profunda fractura en la sociedad que costará arreglar. «Primero vamos a tener que reconciliarnos entre todos los catalanes y luego entre los catalanes y los españoles. No va a ser fácil», ha dicho.