Reunión de la Mesa del Parlament - EFE | Vídeo: Torra ve "muy mala noticia" la decisión del TC EP

Un nuevo choque entre JpC y ERC obliga a suspender un pleno en el Parlamento catalán

La «sustitución temporal» de los diputados suspendidos por el Supremo abre un tenso debate interno en el independentismo

La oposición critica la «desorientación» del secesionismo y Cs lamenta que se suspenda un pleno «cada que vez Puigdemont lo pide»

BARCELONAActualizado:

Caos en el Parlamento de Cataluña. Y división total entre los independentistas. Junts per Catalunya (JpC) y ERC han votado distinto en la reunión de la Mesa, celebrada este miércoles, que debía decidir sobre cómo aplicar el auto del Tribunal Supremo que «suspende» a los seis diputados autonómicos acusados de rebelión. Asimismo, el pleno que debía celebrarse hoy, ha sido suspendido en un ambiente de palpable tensión en la última sesión de la cámara catalana antes de las vacaciones.

La Mesa no ha podido tomar una decisión sobre la aplicación del auto del magistrado Pablo Llarena ya que los diputados de ERC, con Roger Torrent, presidente de la cámara autonómica, al frente, y el diputado del PSC han votado a favor de aplicar el auto tal y como propusieron los Servicios Jurídicos del Parlamento catalán; mientras que los dos representantes de Cs y uno de JpC (Josep Costa) han votado en contra (por motivos distintos) y Eusebi Campdepadrós, el segundo diputado de JpC, se ha abstenido.

De esta manera, no se ha encontrado una solución para aplicar el auto del Supremo. El principal motivo de la discrepancia se debe a que JpC ha pedido que la aplicación del auto de Llarena no afecte a Carles Puigdemont, mientras que ERC ha optado por decidir sobre los seis diputados, conjuntamente, y no por separado.

Puigdemont, línea roja

«Para nosotros la suspensión de Puigdemont es una línea roja», ha asegurado el portavoz de JpC, Albert Batet, al valorar la decisión de la Mesa. Asimismo, ha señalado que existía un acuerdo con ERC para sustituir a los diputados independentistas presos, pero no al expresidente «exiliado» Puigdemont, que está fugado de la Justicia española. «La sustitución y la suspensión solo pueden ser por delito de rebelión, cosa que no tiene el presidente Puigdemont», ha sentenciado Batet, en alusión a la decisión de un tribunal regional alemán.

La decisión de ERC ha causado un ostentoso enfado en las filas de la lista de los de Puigdemont. «Pedimos a ERC que aclare cuál es su posición. O se defiende la dignidad de los diputados o se blanquea al PSC del 155, o una cosa o a otra», ha aseverado el portavoz adjunto de JpC, Eduard Pujol. Las declaraciones de los diputados de los de Puigdemont han caído como un jarro de agua fría en ERC.

«Se ha salido a mentir. JpC sabe perfectamente que no había ningún acuerdo cerrado. Todo el mundo sabe que no había un acuerdo. Lo que acaba de pasar y se acaba de decir es intolerable. Nosotros no podemos resolver los problemas internos de Junts per Catalunya», ha advertido, visiblemente enfadado, el presidente del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, en una rueda de prensa en el Parlamento catalán tras las declaraciones de Batet y Pujol.

Más allá de las tensiones entre JpC y ERC, desde Cs se defiende que el auto judicial de Llarena se tiene que aplicar sin que la decisión sea «temporal», es decir, discrepando con el letrado mayor de la cámara, Joan Ridao (exnúmero dos de ERC), autor del informe de los letrados. Una posición que comparte con el PP (que consideran que sería un «fraude de ley»), aunque los populares no tienen voto en la Mesa, como tampoco los comunes y la CUP.

El empate en la votación (en la Mesa el presidente no tiene voto de calidad salvo que falte algún miembro del máximo órgano de decisión del Parlamento catalán) ha sido justificado por JpC, quien lo ha provocado con la abstención de uno de sus representantes, como una forma de ganar tiempo para llegar a un acuerdo. Fuentes parlamentarias consultadas por ABC aseguran que, al no haber tomado una decisión sobre el auto, tampoco se puede imputar, todavía, una desobediencia a una decisión del Supremo.

Por lo tanto, al no haber llegado a un acuerdo en la Mesa, Torrent ha decidido mantener suspendida la reanudación del pleno parlamentario que empezó ayer, una decisión que ha ratificado casi al mediodía, tras consultar a la Junta de Portavoces.

Discusión entre Cs, el PP y el PSC

La suspensión del pleno ha generado una batería de reacciones de la oposición. Desde Cs, la líder de la formación en Cataluña, Inés Arrimadas, ha lamentado que el Parlamento se cierre «cada vez que Puigdemont llama». Asimismo, ha criticado que el PSC haya avalado esta decisión con sus votos en la Mesa. «La suspensión (de los diputados) decretada por el juez Llarena debe cumplirse. Defendemos lo que dice la suspensión, no lo que dice el PSC que es que no tenga consecuencias», ha agregado en declaraciones a la prensa en el Parlamento catalán.

«Esta división entre independentistas no garantiza el normal funcionamiento de las isntituciones. Se enfrentan a sectores que están más cómodos en el conflicto», ha asegurado a su vez el líder del PSC, Miquel Iceta. Paralelamente, el socialista ha alertado que el independentismo es «rehén» de las decisiones de Carles Puigdemont, quien trató de evitar que el Parlamento catalán autorizara su suspensión.

Por su parte, el jefe de filas de CatComú-Podem, Xavier Domènech, ha advertido de la «desorientación» del independentismo. «Hoy se ha constatado el caos en el que está instalado el Gobierno de la Generalitat, una pésima noticia para este país», ha sentenciado Domènech. A su vez, Xavier García Albiol ha acusado (igual que hizo Cs) al PSC de haberse alineado con el independentismo avalando la tesis de ERC y de los comunes de hallar una solución que permitiese la suspenión de los diputados pero que sin alterar las mayorías y permitiendo el voto delegado de los mismos.