Valls, fotografiado esta semana, en la sede de su oficina electoral
Valls, fotografiado esta semana, en la sede de su oficina electoral - INÉS BAUCELLS

Manuel Valls: «La Constitución debería recoger la bicapitalidad de Barcelona»

El ex primer ministro de Francia insiste en el peligro de que la ciudad caiga en manos del independentismo y se acelere el «procés»

BarcelonaActualizado:

A menos de dos meses para las municipales, Manuel Valls (Barcelona, 1962), al frente de una plataforma en la que se integra Ciudadanos en Cataluña, advierte de que en los comicios de la capital catalana está en juego mucho más que el futuro y prestigio de una ciudad gobernada en este último mandato por Ada Colau. El «procés» tiene en Barcelona una asignatura pendiente, y un gobierno entre «comunes» y ERC sería un acelerante del mismo, advierte el candidato.

–El debate independentista es central en la campaña de Barcelona.

–Sí, es inevitable que así sea, porque Barcelona es clave en el futuro de este conflicto. Si Barcelona cae en manos de Ernest Maragall (ERC)en alianza con Ada Colau esta ciudad no solo se hundiría económicamente, sino que entraría en una nueva fase del «procés» muy peligrosa. ¿Los constitucionalistas aquí lo tienen claro? ¿En Madrid lo tienen claro? ¿Entienden realmente la importancia de que la segunda ciudad de España, con toda su proyección internacional, caiga en manos del secesionismo? Creo que a veces no lo entienden.

–¿Qué papel debe jugar el PSC? Se especula con un tripartito entre socialistas, «comunes» y ERC.

–Yo tengo claro lo que quiero, que es formar gobierno con los partidos constitucionalistas. Y en concreto con el PSC, que ha gobernado la ciudad, en muchos temas podemos coincidir. Por eso yo le pido al PSC que salga de la ambigüedad. No puedes jugar con las palabras indulto o referéndum, como ha hecho Miquel Iceta, porque son guiños peligrosos que dividen a los constitucionalistas y alimentan el discurso separatista. Un tripartito liderado por Maragall con Colau y el PSC sería gravísimo, sería un error estratégico, inmoral y ético del socialismo.

­–Aseguran que ERC quiere moderarse.

–Creer que ERC se moderará es de ilusos, su proyecto no es de moderación. Ernest Maragall lo ha dicho claramente:pretende convertir Barcelona en una palanca del independentismo. Pasqual Maragall encendió la luz de Barcelona, y su hermano Ernest pretende apagarla.

–Usted reivindica el papel de Barcelona como bicapital de España. ¿Cómo se plasma eso?

–Podría plasmarse en la Constitución. Pero tengo claro que eso debería ser el resultado de un debate, de un gran pacto, y no el comienzo. Ahora mismo, en el contexto político actual, tocar la Constitución es muy complicado. Pero que España, superado el «procés», de una forma racional y con menos sentimientos, reconozca que tiene dos grandes ciudades, Madrid y Barcelona, debería ser posible. Tenemos la suerte, que Francia o Reino Unido no tienen, de tener dos grandes urbes de nivel mundial, global, capaces de llevar a cabo grandes proyectos, como el de repetir los Juegos Olímpico de verano en 2032 en Barcelona, como propongo. Hagamos que esta bicapitalidad, esta realidad que ya existe, también se refleje en la Constitución.

–Se ha especulado mucho con las tensiones entre usted y Ciudadanos.

–Estoy en gran sintonía con Cs y sus valores, valores liberales en el sentido político, progresistas, europeístas... Admiro mucho el trabajo que han hecho y hacen, cómo han plantado cara al nacionalismo desde que nacen, y admiro mucho a Inés Arrimadas: cuando mucha gente era ambigua ella no se escondió. Cs hace un acto de generosidad y acepta apoyarme, con mi recorrido político, experiencia y el hecho de que no soy militante. En muchos aspectos de la estrategia de Cs estoy de acuerdo, pero no participo en su elaboración ni estoy en su ejecutiva. Es una relación equilibrada.

–Respecto a Vox, ¿cuál sería su reacción si tras el 28-A se configurara en España un gobierno «a la andaluza», que usted ha criticado?

–Confío en que esa gran alianza contra los populismos que quiere hacerse en Europa y que impulsa Macron se haga también en España:un gran pacto de los grandes partidos contra los populismos de derechas o de izquierdas, y en el caso concreto de Cataluña, frente al otro populismo que es el separatismo. Mi posición es clara, y ya he dicho lo que haré o no en Barcelona. Esperemos a ver qué resultados salen del 28-A. Siempre digo que el pacto entre los grandes partidos es la única solución, y veo que en los últimos días las cosas se están clarificando:por parte de Cs, de lo que no tenía duda, pero también del PP.