<a href="">Los nombres grabados en la cueva de Corbera de Ebro</a> - . TV3.CAT

TV3 confunde el grabado de un niño con el de un soldado de la Guerra Civil

En una cueva se lee: «Owen y Yannick». El programa «Sota terra» afirmó: «Era un brigadista». El dueño: «No, son mis sobrinos»

BARCELONA Actualizado:

¿Un ridículo histórico? ¿Un fraude, aunque leve, perpetrado por un actor metido a paleontólogo y un paleóntologo que hace de actor con la connivencia de TV3? Veamos, como ellos, las pistas que nos deja el pasado.

El pasado 14 de junio, el programa «Sota terra» que emite TV3 cada lunes, un espacio creado por la productora Debatabat que de la mano del paleontólogo Eudald Carbonell y del actor Fermí Fernández rastrea los vestigios de la historia de Cataluña, dedicó un capítulo a los escenarios de la Guerra Civil española, la Batalla del Ebro. El lugar elegido: Corbera de Ebro (Tarragona).

Durante el programa, Carbonell y compañía presumen de haber descubierto una cueva que servía de refugio antiaéreo a los brigadistas internacionales que acudieron a ese frente y que había quedado enterrada con el tiempo. En las paredes de la cavidad, dan con una inscripción grabada en la roca, dos nombres: «Owen y Yannick».

Un gran «descubrimiento»

Entonces, el programa explica cómo llegan a la conclusión —mediante consulta a bases de datos en Internet de la Guerra Civil, entre otras fuentes— de que el tal Owen era Owen Jefferson Smith, un soldado voluntario norteamericano que vino a combatir «a favor de la Democracia en nuestra guerra» y que falleció años después en su país de origen. Se suicidó.

Pero no se quedaron ahí. Al final del capítulo, como clímax emotivo, se traen al hijo de Owen y lo invitan a entrar en la cueva. Owen junior, de edad ya provecta, lee el nombre de su padre en la piedra y llora. «Es muy fuerte», balbucea. «¿Sabe quién podía ser Yannick», le inquiere Fermí Fernández. «Ni idea», repone.

Pues bien, llegados hasta aquí, si hay que hacer caso a la versión de los hechos de Daniel Tallón, dueño junto a su hermano Álex de los terrenos donde se halla la cueva-refugio, el caso no es de lágrima, sino de risa.

Y es que según Tallón, los nombres Owen y Yannick corresponden a sus sobrinos, de 7 y 10 años, los hijos que su hermano Álex compartió con su ex esposa, de origen dominicano. Grabaron sus nombres hace pocos años, cuando la cueva que supuestamente «Sota terra» desenterró del olvido llevaba tiempo abierta. «La limpiamos nosotros», sostiene.

Tallón se dio cuenta del supuesto ridículo histórico al ver el programa, aunque luego recordó que meses atrás había visto en sus terrenos roderas sospechosas y tierra removida.Porque más allá de lo de Owen, lo que le ha llevado a denunciar el caso ante los Mossos es que los responsables de «Sota terra» no le pidieron permiso para filmar y excavar en sus tierras.

Al parecer, según admitió Tallón a ABC, hay un permiso expedido por el Departamento de Cultura pero en él se señala que los terrenos son de propiedad del parque eólico que hay al lado (para cuya construcción se expropiaron terrenos de Tallón) y no de nuestros propietarios. A este diario le fue imposible contactar con los responsables de Batabat para dar su versión. Su gerente, Oriol Cortacans, no respondió a la llamada.