Imagen de archivo de un par de agentes patrullando en Barcelona
Imagen de archivo de un par de agentes patrullando en Barcelona - ABC

Tensión en Barcelona tras una muerte a tiros en plena calle en Baró de Viver

Víctima y agresor, al que intentaron quemar el piso ayer, mantenían desde hacía varios años un enfrentamiento abierto

M. V.
BarcelonaActualizado:

Una serie de rencillas que arrastraban desde hacía tiempo un grupo de vecinos del barrio barcelonés de Baró de Viver, en el distrito de Sant Andreu, acabaron este fin de semana con un tiroteo en plena calle, un muerto y una turba intentando quemar el domicilio del supuesto autor del homicidio. Por todo, y ante la tensión despertada en el barrio, el Ayuntamiento de Barcelona se vio obligado a activar sus servicios de mediación con tal de prestar apoyo psicológico a los vecinos de la zona.

Según detallaron ayer las autoridades policiales catalanas, el fallecimiento del hombre, de 42 años, se produjo el pasado sábado sobre las diez de la noche, cuando un vecino con el que mantenía diferencias desde hacía tiempo le pegó un tiro en plena calle. Los Mossos recibieron el aviso de varios vecinos que habían escuchado los disparos. Asimismo, Betevé informó que 24 horas antes de morir, el finado había denunciado ante la policía catalana varias amenazas de muerte.

Al parecer, el fallecido había salido a pasear el perro y acudió a una tienda en las inmediaciones de su domicilio. Al salir del comercio -en el paseo de Santa Coloma- fue disparado por su agresor y murió en el acto. Los responsables de la investigación, que se mantiene abierta, confirmaron que el supuesto autor del disparo se dio a la fuga tras unos disparos que resonaron en el barrio.

Algunas fuentes aseguraron que víctima y agresor mantenían disputas desde hace años, que éstas eran conocidas en el barrio y que el hombre que acabó falleciendo había incluso denunciado el caso ante la policía catalana.

De hecho, el asesinato del hombre en plena calle generó una enorme conmoción en el Baró de Viver, una zona humilde de la capital catalana. El barrio vivió ayer altercados puntuales cuando varios allegados de la víctima prendieron fuego al piso del presunto agresor incendiando un colchón, todo ello después de que varias personas se concentraran contra el asesinato.

Incendio en casa del agresor

El incendio, de hecho, en la vivienda del presunto agresor se produjo después de que amigos y conocidos del fallecido se reunieran para expresar su repulsa por los hechos. Tras este acto, un grupo reducido de éstos, se dirigió al piso del presunto agresor y le prendieron fuego, que los bomberos pudieron sofocar sin grandes problemas. Cinco dotaciones de los bomberos acudieron a apagar el incendio, que afectó a una habitación y que no causó daños estructurales.

Por todo, se cree que la presión llevó al presunto autor del tiroteo y a su familia a huir del barrio. Paralelamente, la policía se vio obligada a desplegar un operativo especial en la zona para garantizar la convivencia en el vecindario.

Mediación municipal activada

El Ayuntamiento de Barcelona ha activado sus servicios de medicación y equipos del Centro de Urgencias y Emergencias Sociales (CUESB) para prestar apoyo psicológico a los vecinos de la zona de Baró de Viver. La prioridad de los servicios sociales municipales es evitar que se vuelvan a producir actos como el de ayer al mediodía