Operación contra los narcopisos en el centro de Barcelona
Operación contra los narcopisos en el centro de Barcelona - Efe

La inseguridad ciudadana acorrala a Colau a cuatro meses de las elecciones

Se convierte, según el último barómetro, en la mayor preocupación para los barceloneses

BarcelonaActualizado:

Cuando faltan menos de cinco meses para las próximas elecciones, el último barómetro municipal apuntó ayer que la inseguridad ciudadana será el mayor escollo que Ada Colau tendrá para poder revalidar su mandato. Para uno de cada cinco barceloneses la sensación de falta de seguridad en la capital catalana es su mayor preocupación. Así lo consideran el 21% de los encuestados. Es una cifra que se ha disparado desde los datos de la última muestra, de hace seis meses, donde solo el 6% aseguraba que constituía el mayor de sus quebraderos de cabeza.

Los datos los presentó ayer en rueda de prensa el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. Preguntado por estas cifras, el número dos de Colau echó balones fuera. Culpó a los cambios obligados en los Mossos d’Esquadra con la aplicación del artículo 155 de la Constitución ante el desafío independentista. «En poco tiempo el cuerpo de los Mossos tuvo tres consejeros y tres jefes de policía», recordó el teniente de alcalde. También responsabilizó a las «fuerzas de la derecha» por intentar crear un «estado de alarma» y proponer, en materia de seguridad, alternativas «irresponsables y demagógicas».

Tampoco se olvidó Pisarello, en sus intentos de esquivar responsabilidades, de recordar los atentados yihadistas de agosto de 2017, pues obligaron a destinar más efectivos a la lucha antiterrorista. Aludió también al aumento de los delitos de pequeña entidad como los hurtos y a la explosión del fenómeno de los «narcopisos», especialmente en el distrito de Ciutat Vella.

Será la inseguridad ciudadana, a buen seguro, el Caballo de Troya de la oposición -de las fuerzas independentistas, con excepción de la CUP, pero especialmente de las constitucionalistas- para tratar de desbancar a Colau en el Consistorio. Como muestra, el comunicado que el PDECat se apresuró a mandar a la prensa para valorar un barómetro que califican de «demoledor» y que, según ellos, constata «el fracaso en la gestión» de Colau. Aturdidos por el callejón sin salida del «procés», los neoconvergentes navegan sin rumbo, aunque parece que ya han definido al menos quién será su candidato. El encarcelado en la prisión de Lledoners Quim Forn es quien más números tiene -desbancando a la candidata ya designada Neus Munté-, en una solución de consenso entre el PDECat y la Crida que impulsa Puigdemont. Este barómetro no da pistas de cara al 26 de mayo, precisamente porque debido a la proximidad electoral no se incluyen preguntas sobre preferencias políticas.

Más allá de los problemas de seguridad que asedian la capital catalana, este barómetro semestral -hecho a partir de preguntas telefónicas a 800 barceloneses entre el 27 de noviembre y el 5 de diciembre- confirma la preocupación por el acceso a la vivienda. En el anterior barómetro era este el principal problema para los barceloneses, pero ahora se sitúa en segundo lugar tras la inseguridad, aunque solo haya descendido en 0,2 puntos. En resumen, ahora es el segundo motivo de preocupación para los barceloneses, pues el 12,1% de los encuestados lo sitúa como su principal problema. Colau, exactivista antidesahucios, no ha podido resolver -para unos por su incompetencia, para otros por falta de competencias municipales en esta materia- las cada vez mayores dificultades para acceder a la vivienda.

A la inseguridad (21%) y a la vivienda (12,1%), le siguen, para los barceloneses, el problema del encaje de Cataluña en España (7,3%).