La alcaldesa, este viernes durante el pleno
La alcaldesa, este viernes durante el pleno - INÉS BAUCELLS

El dentista municipal de Colau tira adelante

El servicio, que pretende atender a unos 36.000 usuarios al año con precios un 40% más bajos, se ha aprobado gracias al apoyo de ERC, PSC y CUP

BarcelonaActualizado:

Victoria de final de mandato para Ada Colau. El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha dado el visto bueno este viernes al proyecto de creación de un servicio de dentista municipal. La iniciativa, que consiguió las críticas de parte del sector odontólogo pretende ser pionera en España y atender a unas 36.000 personas al año con precios incluso un 40% inferiores a los del mercado actual.

La iniciativa del gobierno de BComú ha prosperado con el voto a favor de este grupo, así como de ERC, PSC, CUP-Capgirem y de los dos concejales no adscritos, y en contra del PDECat, Ciutadans y PP. La concejal de derechos sociales, Laia Ortiz, se ha congratulado porque el avance que prospera hoy "abre camino" y aportará "más transparencia a un mercado opaco, lo que dará más garantías para conseguir unos precios más asequibles".

El concejal popular, Javier Mulleras ha lamentado que el servicio cuente con "cuatro dentistas porque con esto no se arregla nada" y ha recordado que en la capital catalana existen ya 989 clínicas dentales. Además, la edil de Ciudadanos, Marilén Barceló, ha considerado que la propuesta es "muy populista y no real" mientras que la concejal del PDECat Irma Rognoni ha dicho que no tiene sentido que se encargue del servicio a una Barcelona de Serveis Municipals (B:SM), una empresa "con déficit".

«Política de titular»

A pesar de su apoyo, los grupos favorables a la medida han expuesto algunas dudas que quedan en el aire. Por ejemplo, Jordi Coronas, concejal ERC, ha cuestionado que el servicio pueda llegar a asumir 36.000 pacientes anuales como se promete y lamentado que la iniciativa sea una "política de titular" por parte de los comunes. Igualmente, el líder del PSC, Jaume Collboni, se ha mostrado esperanzado a que el servicio sea "transitorio" y que próximamente pueda ser asumido por la Generalitat.

El acuerdo ratificado hoy resuelve las alegaciones presentadas al proyecto e incorpora algunas de las aportaciones de los colectivos profesionales, como que el espacio se ubique en un barrio con situación socioeconómica por debajo de la media de la ciudad. Igualmente, encarga a la empresa pública B:SM la prestación del servicio. El consistorio prometió que este primer año el servicio ya podría atender a 18.000 ciudadanos.