Uno de los pisos de muestra expuestos por Haibu 4.0
Uno de los pisos de muestra expuestos por Haibu 4.0 - INÉS BAUCELLS

Colau precinta las obras de los pisos colmena

El Ayuntamiento alega la ilegalidad de esta tipología de infravivienda y los promotores denuncian una «cacería de brujas»

BarcelonaActualizado:

Agentes de la Guardia Urbana y técnicos del Ayuntamiento de Barcelona han precintado este miércoles al mediodía las obras para convertir en pisos colmena de 2,6 metros cuadrados un local del barrio de la Bordeta, en el distrito de Sants, según ha informado el consistorio y han confirmado los impulsores del proyecto.

Esta suspensión ha llegado tras constatar el incumplimiento de la orden de cese de las obras en el local de la calle Constitución 108-114 , notificada al promotor, Haibu 4.0, el 21 de septiembre pasado porque no disponían del permiso adecuado, y el 29 de octubre, tras constatar que no la habían cumplido.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 7 ha autorizado al Ayuntamiento de Barcelona y a la Guardia Urbana el acceso a la propiedad privada para hacer efectivo el precinto, después de constatar, por parte del Juzgado, que el promotor de las obras no había acatado las órdenes y proseguía las obras.

En una nota de prensa, el ayuntamiento señala que este precinto garantiza que las obras no continúen e informa de que, además, se procederá a la retirada de maquinaria y materiales de obra, así como al corte de servicios de agua, gas y electricidad, como prevé el reglamento sobre protección de la legalidad urbanística.

El Ayuntamiento de Barcelona señala la ilegalidad de esta tipología de infravivienda, que no cumple con la legislación vigente en materia de vivienda en Cataluña y no podría tener cédula de habitabilidad.

«Cacería de brujas»

Desde Haibu 4.0 han emitido un comunicado en el que han lamentado que para acceder al local, que ellos denominan Colmena Expo, los agentes han reventado la puerta y denuncian que una vez han llegado allí no les han mostrado la orden judicial.

Ahora, los impulsores están estudiando qué pasos jurídicos dar y acudirán este viernes al juzgado para presentar los hechos. "El juez tendrá que determinar si la cacería de brujas que esta realizando el Ayuntamiento de Barcelona contra nosotros, es legal o están rozando un delito de prevaricación", sentencia el comunicado.