Núria de Gispert impone la medalla de la presidencia de la Generalitat al líder de CiU, Artur Mas - efe

Mas reivindica la hacienda propia ante el ministro Montoro

El presidente de la Generalitat toma posesión del cargo prometiendo cumplir la Constitución «con plena fidelidad al pueblo catalán»

barcelona Actualizado:

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha reinvidicado la independencia fiscal ante el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presente en su toma de posesión, y ha advertido de que hay grietas en la cohesión social debido al déficit fiscal que sufre Cataluña "porque da más de lo que recibe". Sobre su objetivo de lograr el estado propio, ha admitido que "puede haber gente que piense que se trata de dos barcos que se dirigen hacia la colisión, pero si no hubiera voluntad de cambio de rumbo, se iría a la deriva y hacia la colisión contra las rocas", en alusión al enfrentamiento entre Generalitat y Gobierno español.

Artur Mas ha tomado posesión de su cargo como presidente de la Generalitat prometiendo fidelidad al Rey y cumplir fielmente las obligaciones de la Constitución "con plena fidelidad al pueblo de Cataluña".

En su discurso, Mas ha dicho que esta legislatura ha nacido con un "pacto estable y nuevo" en la política catalana, en alusión a su acuerdo con ERC. "A menudo las cosas nuevas se juzgan de una manera y necesitan tiempo para ser juzgados con precisión. Es fruto de unas elecciones, las más participadas de la democracia en Cataluña. Todos aquellos que dicen que no eran necesarias, si que lo eran porque la gente salió a la calle a votar. Es fruto del acuerdo de las dos formaciones con más representación parlamentaria", ha dicho.

Mas ha subrayado que en otros países con problemas también se han hecho acuerdos de este tipo, como Alemania (aunque no hubo gobierno de coalición) u Holanda. "Este gobierno catalán nace con una gran legitimidad, los programas electorales eran muy claros y se sabía qué se estaba votando. Como todo pacto puede provocar todo tipo de reacciones, ilusión, dudas e incluso interrogantes, que son legítimos. También opiniones contrarias y reticencias", ha indicado. Pero ha pedido que estos acuerdos se juzguen en función de los resultados que se vayan produciendo y no en función de prejuicios".

El líder de CiU ha advertido de que esos resultados también se deben juzgar "en función del terreno de juego que tenemos delante" que "no es un terreno plano donde el balón rueda bien, está lleno de hoyos y charcos". Ha afirmado que el pacto es "firme en los objetivos, suaves en las formas", abierto a "nuevas incorporaciones que defiendan el derecho a decidir", en referencia a PSC.

En este sentido, ha dicho que el derecho a decidir "puede tener muchas formas, pero buscamos el reconocimiento explícito, como todas los países del mundo defienden el derecho a la autodeterminación".

Ha añadido que ese derecho a decidir necesita de un apoyo social amplio y de una ciudadanía unida. "Es esencial para nosotros la democracia" y se ha dirigido personalmente al ministro Montoro, presente en el acto, para recordarle que en el Salón Sant Jordi donde del Palau de la Generalitat se administraron impuestos". También advirtió ante el dirigente popular de que existen "grietas" en la cohesión social catalana debido al déficit fiscal y al hecho de que "Cataluña da más de lo que recibe".

Montoro y Sánchez-Camacho, abucheados

El ministro de Hacienda ha sido protagonista de la toma de posesión de Mas incluso antes de que empezara el acto. Montoro, así como la líder del PP en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, fueron abucheados a su entrada al Palau de la Generalitat por varios miembros de las juventudes de Convergència (JNC) que se congregaron en la plaza Sant Jaume.

Mas admite que cambiar el rumbo de la historia de Cataluña es como "mover un transatlántico" por lo que apela a la "transición nacional", para hacer las cosas poco a poco. "Puede haber gente que piense que se trata de dos barcos que se dirigen hacia la colisión, pero si no hubiera voluntad de cambio de rumbo, se iría a la deriva y hacia la colisión contra las rocas". El presidente autonómico asegura que Cataluña vive "un momento trascendente y único" y ha recordado que "los grandes cambios históricos se han hecho siempre a contracorriente". Por lo que, personalmente, "lo afronto con voluntad de hierro para superar los obstáculos con que nos encontraremos. Tengamos fe en Cataluña".

Ha agradecido la labor de los consejeros de su anterior mandato, por haber pasado por momentos de austeridad y de contención de gasto. Y ha anunciado que el día 27 será nombrado el nuevo gobierno catalán celebrará su primer consejo ejecutivo.