Los jesuitas ordenan investigar todos los casos de abusos en la orden en las últimas décadas

La compañía, que no descarta la indeminzación a las víctimas, asume que «quizás no se hizo bien en el pasado»

La investigación comenzará en Cataluña y se extenderá al conjunto de España

BarcelonaActualizado:

Los Jesuitas serán la primera orden religiosa española que investigará internamente, de forma rigurosa y con "tolerancia cero" todos los casos de abusos sexuales que se hayan dado en el seno de la orden las últimas décadas.

Así lo anunció la compañía en un comunicado difundido este jueves, después de que en los últimos días se hayan dado a conocer más casos de un fenómeno que ha afectado varias instituciones religiosas a nivel global. Con su decisión, los jesuitas abrirán un camino de "escucha y arrepentimiento" para investigar sistemáticamente cualquier caso pederastia o abuso sexual que haya podido quedar olvidado o silenciado en las últimas décadas.

En declaraciones a ABC, Enric Masllorens, director general de Jesuïtes Educació y responsable de los colegios de la Compañía en Cataluña, reconoció los hechos denunciados en las últimas semanas y apuntó que desde la orden se ha decidido aplicar una política de "tolerancia cero". "Quizás no se hizo todo bien en el pasado, lo asumimos y queremos hacerlo correctamente a partir de ahora", añadió. Asimismo, destacó que la investigación de los abusos registrados en los últimos 60 años no se limitará únicamente a Cataluña, sino que afectará a los colegios de toda España, territorio que integra una única provincia para los jesuitas.

"Esto empieza en Cataluña pero queremos que se haga en todos nuestros centros. En toda la provincia de España estamos en este camino de arrepentimiento y acompañamiento a las víctimas", destacó el laico. Por otra parte, fuentes de la orden agregaron que no se descarta indemnizar a los afectados. A pesar de ello, apuntan que se ira "caso por caso". " Tenemos que estar a la altura", resaltó Masllorens antes de recordar que los casos últimos denunciados se produjeron hace más de cuatro lustros y que la orden lleva a cabo programas de "prevención y formación" en todos sus centros.

"Queremos investigar cualquier caso, antiguo o reciente que nos llegue. Estar pendientes de las personas y atentos ante cualquier novedad sobre situaciones que muchas veces vienen de muy lejos", agregó Masllorens. Por otra parte, el director general resaltó que la decisión de investigar los casos está respaldada plenamente por la dirección central de la orden, situada en Roma, aunque esta prefiere que sea cada país el que investigue los eventuales casos de abusos que se den desde las sedes provinciales de la orden.