Un mosso, en una imagen de archivo patrullando en el Metro
Un mosso, en una imagen de archivo patrullando en el Metro - ABC

La Generalitat pondrá 320 mossos más en Barcelona contra el auge de la inseguridad

El conseller Miquel Buch también planteará en la Junta Local de Seguridad un plan estratégico para frenar el crecimiento de delitos

BarcelonaActualizado:

Un total de 320 nuevos agentes de los Mossos d’Esquadra podrían desembarcar en los próximos meses en Barcelona. La ampliación de la plantilla junto con un plan estratégico para intentar combatir la creciente inseguridad en la capital catalana son dos de las medidas principales que el consejero catalán de Interior, Miquel Buch, pondrá sobre la mesa este viernes durante la celebración de la Junta Local de Seguridad de la capital catalana.

La intención es que estos 320 agentes –salidos de la nueva promoción y de la reorganización de efectivos del cuerpo– se sumen a los 2.380 que ya están destinados específicamente a la capital catalana, que trabajan junto a 137 agentes en prácticas y otros procedentes de los servicios centrales, que acuden a la capital en función de las necesidades de la ciudad.

Con todo, «con el incremento policial no es suficiente», considera Buch, que así lo aseguró ayer ante los medios. De aquí que Interior proponga también la creación de «un plan estratégico de ciudad segura» para afrontar la inseguridad desde diferentes ámbitos de actuación.

Así, Interior espera que, además de la colaboración directa con el Consistorio, otros departamentos del Govern como Territorio, Justicia, Trabajo, Asuntos Sociales. Economía y Empresa se impliquen también en el plan. Buch apuesta porque el Puerto de Barcelona, la Autoridad del Transporte Metropolitano y entidades civiles como la Cámara de Comercio, Fira de Barcelona, vecinos y comerciantes y otras entidades sociales también tengan voz.

Una cita para marcar perfil

Desde el Ayuntamiento, la reunión también es muy esperada. Ada Colau y su número dos, el socialista Jaume Collboni, remarcaron ayer, en una comparecencia conjunta tras la primera comisión de gobierno del mandato –tras la que se supo que Colau se verá con Quim Torra el próximo 30 de julio–, que la Junta es su primera gran acción y que esto, junto al hecho de que Barcelona estrene un concejal que se dedique exclusivamente a la seguridad y a que el propio Buch esté en la cita, tras su ausencia en las anteriores convocatorias, indican las ganas de trabajar para resolver «el momento delicado por el que pasa la seguridad pública de Barcelona», incidió Colau.

La Junta de hoy, de hecho, se prevé que suponga un antes y un después en las tensas relaciones que el consejero y la alcaldesa Ada Colau mantuvieron durante el anterior mandato. Tras la petición incesante de más Mossos del gobierno municipal y las trabas de Buch a la celebración de la Junta, durante la campaña electoral, al alcaldesa llegó a insinuar que la Generalitat no estaba actuando con más contundencia «por fines electorales», lo que crispó la situación.