Imagen del tren accidentado - ABC | Vídeo: EP

Uno de los trenes del choque en Barcelona tomó la vía equivocada

La fallecida en el accidente, que provocó además seis heridos graves, era la conductora de uno de los convoyes, una joven de 26 años

El accidente ocurrió en el mismo tramo donde hace tres meses falleció un pasajero tras un descarrilamiento

Àlex Gubern
BarcelonaActualizado:

Algo más de dos meses después de que en la misma línea se produjese una víctima mortal tras un descarrilamiento, un nuevo accidente ayer por la tarde en el núcleo de Cercanías de Barcelona se saldó con un balance trágico: un fallecido, en este caso la conductora de 26 años de uno de los convoyes, seis personas heridas de gravedad, quince de carácter menos grave y 37 leves.

Los hechos sucedieron a las 18.20 horas de la tarde cuando dos trenes, uno de la línea R4 y otro de la línea R12, chocaron de manera frontal entre las estaciones de Manresa y Sant Vicenç de Castellet (Barcelona), a la altura del antiguo apeadero de Castellgalí.

En lo que puede atribuirse a un problema de señalización, un tren de la línea R12 (L’Hospitalet de Llobregat-Lleida) colisionó con otro de la R4 (Sant Vicenç de Calders-Manresa) en un tramo de doble vía, a unos 50 kilómetros de Barcelona. El tren de la R4 estaba parado en ese momento en la vía paralela a la que debía haber tomado al salir de la estación anterior, mientras que el de la línea R12, al darse cuenta de que estaba ocupada pudo reducir la velocidad, aunque no con el tiempo suficiente para evitar la colisión, según relataron testigos presenciales.

La fallecida, de 26 años

La persona fallecida era la conductora del convoy que circulaba por la vía correcta, una joven de 26 años, según confirmó anoche Protección Civil. Aunque la investigación sigue en marcha, todos los indicios apuntan a un problema de señalización.

Decenas de unidades de los Mossos d’Esquadra, Protección Civil, Bomberos y del Servicio de Emergencias Médicas se desplegaron a los pocos minutos del choque y participaron en las tareas de evacuación, que quedaron completadas dos horas después del suceso. Los cuerpos implicados movilizaron numerosos vehículos de asistencia, mientras que los pasajeros que resultaron ilesos fueron trasladados a Manresa en autocar. Otros pasajeros, heridos, permanecieron en el convoy donde fueron atendidos hasta llegar a Manresa, donde se fijó el centro de atención a los familiares.

La línea R4 es la misma en la que el 20 de noviembre del pasado año falleció un pasajero tras descarrilar un tren de Cercanías. Aquel accidente ocurrió sobre las seis y cuarto de la mañana en la citada línea a la la altura de la localidad de Vacarisses, en un tramo con los taludes enmallados debido a los desprendimientos. El descarrilamiento se produjo precisamente tras producirse desprendimientos de tierra y rocas sobre la vía como consecuencia del episodio de fuertes lluvias que se venía registrando los días anteriores.

Ese suceso ya generó una oleada de críticas de usuarios y de la Generalitat por el deficiente mantenimiento por parte de Adif de la infraestructura, a la vez que el Ejecutivo catalán volvía a poner sobre la mesa la demanda de un traspaso completo de Cercanías, que inluyese también las infraestructuras y no solo la gestión del servicio. Las críticas se redoblaron ayer.

Al lugar del suceso se desplazaron anoche el president de la Generalitat, Quim Torra, y los consellers de Interior, de Salud y de Territorio: Miquel Buch, Alba Vergés y Damià Calvet.