La determinación del juez Marchena ante las situaciones más surrealistas del juicio del «procés»

Desde la demostración de un profundo concocimiento jurídico, el magistrado ha sido protagonista por los múltiples cortes a testigos y acusados

Actualizado:

El juez Marchena ha tenido que pasar por muchas situaciones embarazosas durante las 49 sesiones del juego al procés. Acusados que declaran como testigos, otros que solo quieren declarar en catalán o que le llevan la contraria y le dificultan el trabajo. La encomiable labor del juez no ha dejado indiferente a nadie, con situaciones surrealistas que quedan para el recuerdo.

Desde la demostración de un profundo concocimiento jurídico, el magistrado ha sido protagonista por los múltiples cortes a testigos y acusados. «Yo no necesito la confirmación de mis decisiones por usted» o «Esto es un insulto para los miembros del tribunal», son algunas de las frases que, enfadado, ha pronunciado durante el juicio.

Tras la ya repetida fórmula «por imperativo legal» que utilizan los independistas ante el tribunal, Marchena tuvo que recordar hace unos días que «Todos los actos que se desarrollan en el marco del juicio lo son por imperativo legal». «Fíjese que todo lo que esta pasando aquí es por impetativo legal, todos estamos aquí por imperativo legal», le respondía a uno de los testigos.

Esto se suma a la cantidad de veces que ha tenido que recordar que el juicio se desarrolla en castellano, ya que muchos de los asistentes han querido utilizar el catalán para declarar. «Por más respeto que tengamos a la lengua catalana, aquí todo está reglado desde el primer día, hasta el lugar donde usted se sienta. La ley impone que este acto se desarrolle en castellano y es así como tiene que declarar», sentenciaba Marchena.