Central térmica de Anllares, en Páramo del Sil (León)
Central térmica de Anllares, en Páramo del Sil (León) - ICAL

La térmica de Anllares se apaga

Es la «primera víctima» de la transición energética iniciada por el Gobierno del PSOE

PONFERRADAActualizado:

La térmica de Anllares, en Páramo del Sil (León), quedó este pasado jueves desacoplada definitivamente, después de quemar la última tonelada del carbón que tenía almacenado. El cese de su actividad ha convertido al complejo ubicado en la comarca del Bierzo, en la «primera víctima» de la transición energética iniciada por el Gobierno socialista.

Hacia las ocho de la tarde de ayer, sus generadores dejaron de aportar energía a la red. Ya tampoco volverá a salir humo por su chimenea de 150 metros de altura. Era el final a 36 años produciendo electricidad, desde su puesta en marcha en el año 1982. En ese tiempo, ha consumido más de 31 millones de toneladas de carbón, básicamente nacional, procedente de minas de su entorno en el Bierzo, Laciana y Asturias. Con ese combustible, la térmica de Anllares ha aportado más de 68 millones de megawatios a la red. Sería energía suficiente para atender las necesidades habituales de siete millones de viviendas en España, durante un año.