Uno de los productos caducados que llegó este fin de semana al centro de salud de Villaón de Campos
Uno de los productos caducados que llegó este fin de semana al centro de salud de Villaón de Campos - CHANGE.ORG

Sanidad exigirá comida de calidad para los sanitarios tras su denuncia

Los profesionales de Primaria que tienen que hacer guardia en el medio rural alertan del estado de los menús

Valladolid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Consejería de Sanidad retomó el pasado viernes la manutención de los médicos y enfermeros de guardia en los centros rurales de Atención Primaria, que llevaba suspendida desde su supresión en 2012, sin embargo el servicio poco tiene que ver con lo comprometido desde el departamento de Verónica Casado, a juzgar por las críticas e imágenes que han aparecido este fin de semana en la plataforma Change.org, donde los sanitarios rurales han emprendido una campaña de recogida de firmas para denunciar la baja calidad de estos menús de manutención.

«Queridos compañeros y trabajadores de la salud, manifestemos que merecemos una dieta sana y equilibrada durante nuestro servicio de atención continuada», señala el promotor de la campaña, a la que ya se han adherido más de 2.000 personas desde el pasado el sábado.

La denuncia la acompaña la fotografía de una etiqueta de uno de estos alimentos; en concreto, de una crema de calabacín que se repartió en el centro de salud de Villalón de Campos, en Valladolid, con fecha de caducidad del pasado viernes cuando se iba a consumir al día siguiente. «Todos sabemos lo importante que es evitar los alimentos procesados con ingredientes a suprimir como el aceite de palma, entre otros, y con esta nueva idea de catering hemos comprobado los ingredientes poco saludables que nos envían para alimentarnos en las guardias», añade el impulsor de las firmas, quien pide a todo el personal sanitario que se encuentre en su situación que se posicione en contra.

La petición de firmas no se hizo esperar, así como los comentarios: «Como enfermera tengo que recomendar comida no procesada, ¿y qué me dan a mí de comer?» dice uno de los firmantes.

Los sindicatos piden la rescisión del contrato

De la queja también se han hecho eco los sindicatos. Desde Csif se ha pedido a los profesionales que anoten todas las incidencias para elevarlas a la propia Junta. Por su parte, Satse Salamanca anuncia que exigirá de forma oficial y «de manera inmediata» a la Consejería de Sanidad que «se rescinda el contrato firmado con la empresa de catering». Consideran que «es inadmisible» y califican como «atentado contra la salud de los profesionales y el medio ambiente» el servicio que se ofrece en los diferentes centros de salud de la provincia.

Tal ha sido el aluvión de críticas en dos días que la Consejería de Sanidad se vio obligada a salir del paso ayer domingo. El departamento de Verónica Casado avanzó que iniciará «las acciones necesarias para reclamar a la empresa adjudicataria del servicio la necesidad de que éste se cumpla en las condiciones establecidas en el contrato». En un comunicado emitido a los medios, se detallaba que Casado «ha podido saber, de primera mano», que en algunos casos han llegado alimentos a los Puntos de Atención Continuada y a los Servicios de Urgencias de Primaria «con la fecha de consumo preferente y la de cacudidad sobrepasados».

Desde Sanidad se entiende que con «las quejas y pruebas remitidas» la adjudicataria no está cumpliendo con lo acordado, por lo que está recabando «información» para poder «reclamar un servicio adecuado». Asimismo, la consejera ha pedido disculpas a los profesionales, a quienes se ha remitido una dirección de correo electrónico al que puedan remitir todas las quejas.

Tras aprobarse su manutención a finales de la pasada legislatura, la Junta optó por un modelo de línea fría para adjudicar las dietas pese a que los profesionales habían pedido de forma mayoritaria que esa manutención se sirviera como antes de su supresión, con acuerdos con los restaurantes locales.