El exdirector de una caja de ahorros en Las Herencias se juega 5 años de cárcel

A Félix la fiscalía le acusa de estafar 110.000 euros a un matrimonio

ToledoActualizado:

Félix A. M. fue director de la sucursal bancaria de la extinta Caja Castilla-La Mancha (CCM) en Las Herencias, una pequeña población toledana, de menos de 1.000 habitantes, situada a 14 kilómetros al sur de Talavera de la Reina.

La identidad de este empleado de banca saltó a los medios de comunicación a primeros de 2013, cuando varias decenas de clientes de la oficina le señalaron como el sospechoso de haberse apropiado de sus ahorros, alrededor de un millón de euros.

En un principio se difundió que habría medio centenar de afectados, a los que les había estafado unos dos millones de euros. Sin embargo, después de una investigación la entidad financiera, absorbida en octubre de 2018 por Liberbank, devolvió un millón de euros a 35 clientes.

Esta semana Félix vuelve a los medios de comunicación porque este miércoles se celebrará contra él un juicio en la Audiencia Provincial de Toledo, donde se jugará una condena de cinco años de cárcel. Es lo que pide el ministerio fiscal, que le acusa de un delito continuado de falsedad en documento mercantil, en concurso medial (uno es necesario para cometer el otro) con un delito continuado de estafa.

El caso que la fiscalía ha investigado se remonta a 2006. Un matrimonio era cliente de la sucursal de CCM en Las Herencias desde 1992. La pareja confiaba tanto en Félix que él actuaba como si fuera su gestor personal. Sin embargo, el director de la caja dio un paso más, pero sin el permiso de ellos.

Desde 2006 hasta 2010

Según la fiscal Arantxa García, Félix abrió tres cuentas de crédito a nombre del matrimonio, pero con firmas que no correspondían a los titulares. Y luego dispuso del saldo de sendas cuentas. Lo hizo desde 2006 hasta 2010, siempre «movido por el ánimo de obtener un inmediato e ilícito beneficio patrimonial». En total, «el perjuicio económico ascendió a 110.300 euros».

El ministerio fiscal asegura que Félix abrió la primera cuenta el 30 de noviembre de 2006, jueves. Al día siguiente, dispuso de su saldo, 32.000, mediante un reintegro en efectivo. Quince meses y medio después, el 13 de marzo de 2008, el director de la caja abrió una segunda cuenta. En este caso, sacó luego 39.300 euros, pero en varios reintegros en solo nueve días: el mismo día de la apertura, 30.000 euros; el día 17, 7.000, y el día 22, 2.300 euros.

La tercera cuenta a la que se refiere la fiscal fue abierta el 6 de julio de 2010 y de ella extrajo otros 39.000 euros. Félix también actuó de la misma manera que dos años y tres meses antes: el mismo 6 de julio, sacó 25.000 euros y, al día siguiente, otros 14.000.

Además de los cinco años de prisión, la fiscalía solicita que Félix indemnice al matrimonio con el dinero que presuntamente les sustrajo, 110.300 euros (más los intereses legales). Hay que precisar que la responsabilidad civil subsidiaria corresponde a Liberbank.

Igualmente, el ministerio público también solicita para el procesado doce meses de multa, con una cuota diaria de 20 euros.