En primer término, entrada del albergue donde ocurrieron los hechos
En primer término, entrada del albergue donde ocurrieron los hechos - Google maps

Detenido tras apuñalar a un transeúnte de 67 años en el albergue de Quintanar de la Orden y huir

El agresor entró e hirió a la víctima en el cuello, un hombro, un brazo y las muñecas de manera superficial

ToledoActualizado:

«La víctima tuvo mucha suerte. La puñalada en el cuello le podía haber matado». Carmen Nieto, responsable del albergue de transeúntes «Casa Belén» de Quintanar de la Orden, habla para ABC de la agresión que ocurrió en el salón de este establecimiento benéfico de Cáritas este sábado, sobre las 20.30 horas, media hora después de que abriera al público.

Un huésped de 67 años recibió varias puñaladas superficiales con un cuchillo por parte de un hombre, probablemente otro transeúnte, que acababa de entrar desde la calle. En el comedor del albergue, donde ocurrió la violenta escena, estaban descansando tranquilamente la víctima y otro hombre antes de cenar. En segundos, y sin mediar discusión —quizá ya lo habrían hecho en la calle antes—, el atacante le causó heridas superficiales en ambas muñecas, en un brazo, en un hombro y en el cuello. Tras acuchillarlo, el agresor huyó, si bien fue detenido por la Policía Local.

En el momento del ataque, el único voluntario que estaba en el albergue, situado en el número 19 de la calle Vistillas de San Juan, rellenaba las fichas de los dos transeúntes que ya descansaban en el salón —la víctima y el testigo—. Al voluntario no le dio tiempo a intervenir, ya que todo ocurrió muy rápido. Inopinadamente, el agresor entró armado en el albergue, apuñaló a la víctima y huyó, aunque se dejó su equipaje. Por eso Carmen Nieto deduce que el atacante iba a pernoctar también. «Creemos que no hubo discusión, que se debió producir fuera», explica la responsable del albergue de Cáritas.

En un principio, la puñalada en el cuello de la víctima parecía tener peor pronóstico a ojos de Carmen Nieto, que llegó poco después de que se produjera el ataque. «Ya sabe que la sangre es muy escandalosa. El hombre se taponaba con su camiseta la herida del cuello, que sangraba bastante. Le ofrecí otra cosa, pero dijo que no era necesario, que no me preocupara», relata. La Policía Local y una UVI móvil no tardaron en acudir al albergue.

La víctima, que había pernoctado en la casa en otras ocasiones, fue atendida en el vehículo sanitario y fue trasladada al hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan (Ciudad Real). Carmen limpió el reguero de sangre que el herido dejó desde el comedor hasta la puerta de la calle —unos cuatro metros de longitud—. En el hospital, la víctima ingresó a las 21.30 horas y fue curado de heridas en el cuello, un hombro, un brazo y ambas muñecas, aunque todas ellas superficiales. Tras pasar la noche del sábado, recibió el alta médica este domingo.

Once años de historia

¿A qué se debió la agresión? Los voluntarios del albergue especulan con que el atacante y la víctima debieron de haber discutido durante el día: «No sabemos si el agresor conocía la casa, tenemos que repasar las fichas. A lo mejor el atacante pensó que la víctima vendría al albergue y esperó a que estuviera dentro para agredirla».

Es el primer caso violento que ocurre en «Casa Belén» desde que abrió hace once años, el mismo tiempo que Carmen Nieto lleva como responsable del albergue. Abre a las ocho de la tarde de lunes a sábados (cierra los domingos) y los transeúntes pueden alojarse dos noches cada dos meses, aunque depende de las condiciones climatológicas. A cada huésped se le da cena caliente, dinero para un bocadillo, desayuno y, si necesita ropa interior, estrena una muda.

Arrestado por la Policía Local, el detenido quedó bajo la custodia de la Guardia Civil, que está realizando las diligencias.