ABC
EDUCACIÓN

Los padres de los niños del barracón del colegio Valparaíso exigen ya una solución

Anuncian que reanudarán las protestas ante la falta de respuesta de la Consejería de Educación

TOLEDOActualizado:

Los padres de la clase de Sexto B del Colegio Valparaíso de Toledo, cuyos alumnos comenzaron el curso dando clase en el pasillo, han vuelto a denunciar la «lamentable situación» en la que se encuentran actualmente sus hijos, ahora alojados en una caseta separada del centro y han anunciado nuevas movilizaciones para exigir una solución digna para estos 21 alumnos.

En septiembre, ABC informó que estos niños iban a ser trasladados, por falta de espacio del centro escolar, a un aula prefabricada, separada varios metros del edificio, una «discriminación» que no entendían los padre porque están «apartados del resto del colegio, a modo de gueto, en una caseta sin pizarra digital, internet, con goteras, con una deficiente climatizacion y aislamiento».

En su día los padres, con el apoyo del AMPA, acordaron realizar una concentracion de protesta, pero se suspendió porque el pasado 13 de octubre la Direccion Provincial les citó para buscar una solución al problema, una solución que, más de un mes después, no ha llegado.

Los padres están «molestos y perplejos» con los responsbles de la Consejería de Educacion porque confiaron «en la buena voluntad de la Direccion Provincial» y también en la oposición rotunda del presidente de la Junta, Emiliano García-Page, a los barracones para los alumnos, como manifestó en la primavera pasada, en plena campaña electoral, a los padres de un colegio de Tomelloso.

«No vamos a permitir que se vuelva a jugar con nuestros hijos y con nosotros»

Por este motivo, los padres de esta clase «no vamos a permitir que se vuelva a jugar con nuestros hijos y con nosotros, por lo que reanudaremos con mas fuerza las medidas que estimemos necesarias hasta conseguir una solucion inmediata a la situacion de nuestros hijos».

Los padres consideran que lo «único que se ha buscado con esta actitud ha sido ganar tiempo, intentar desanimarnos en la defensa de nuestros hijos y hacernos perder un tiempo precioso que hemos tenido que robar a nuestros hijos, familia, y múltiples ocupaciones que todos tenemos«.

Por último, afirman que «en una sociedad avanzada como la nuestra y en pleno siglo XXI, como ciudadanos y contribuyentes, tenemos el derecho y la obligación de exigir a nuestros políticos y administraciones que se dote a nuestros hijos de unos medios y lugares dignos en los que recibir su educación y en una situacion de igualdad con el resto de sus compañeros. Si el futuro pasa por “aparcar” a los alumnos en un parking, esa sociedad está abocada al retroceso, máxime cuando los ciudadanos estamos cansados de ver dilapidar el dinero público en obras absurdas o reformas de despachos de politicos y altos cargos, para los que siempre hay disponibilidad presupuestaria».