Antonio Lázaro - CULTURA

El buen arte no envejece

Luis Acosta expone su obra reciente en Toledo (Galería ART+51)

Antonio Lázaro
Actualizado:

Conocí aLuis Acosta en los años 80, como un soplo de modernidad y europeísmo en una ciudad de esencias como es Toledo, almacén de antigüedades pero también laboratorio de vanguardias. Vivía y vive en un coqueto chalet racionalista bastante acorde con su línea estética, muy cool y afecta a la reelaboración de disciplinas como la arquitectura o la geografía. En un peculiar pacto cuasi mefistofélico, ni él en su aspecto personal ni su pintura dejan traslucir el paso del tiempo. «Se supone, argumenta, que el buen arte no envejece, las ideas permanecen en el tiempo y abren nuevas vías de expresión. Hoy día los términos vanguardia y vanguardista están obsoletos; actualmente, los movimientos artísticos se suceden y se solapan unos a otros con la velocidad de la información».

Nacimiento abulense, en la falda sur de Gredos. Años formativos asturianos. Residencia ya de décadas en Toledo. «De Mijares tengo buenos recuerdos de juventud durante las vacaciones de verano y el reconocimiento de familiares y amigos que culminó con una exposición auspiciada por el Excelentísimo Ayuntamiento de Mijares en el año 2014. Asturias, concretamente Gijón, donde vive mi familia, es donde descubro mi vocación artística y años más tarde, ya afincado en Toledo, le rindo homenaje con series como «Ciudades Húmedas», «Perlora»...y con títulos como «Hacia el norte». Mi aportación al arte asturiano es reconocida con mi obra representada en el Museo de Bellas Artes de Asturias y en otras instituciones públicas y privadas. Cuando llegué a Toledo en el año 1984, estaba rematando las últimas obras de la serie «Portones»; es con esa serie donde mi lenguaje plástico adquiere identidad propia, en Toledo desarrollo mi incursión en la abstracción en un periodo de aproximadamente tres décadas, para regresar a la figuración, hace unos 8 años, que es donde actualmente me encuentro».

Imagen general de la galería
Imagen general de la galería

La singularidad de su pintura, que recrea siluetas, estampas urbanas, mapas de países o espacios emblemáticos de todo el mundo, parte de recursos y útiles propicios a dignificar un oficio hasta el nivel de praxis artística: «Antes de dedicarme a las clases de pintura, trabajé en rotulación y en diseño gráfico, por esa razón, el lápiz, la escuadra y el cartabón han sido útiles habituales en mi quehacer diario. En todas mis series abstractas, abstracción de baja intensidad, donde en muchos casos el elemento arquitectónico está visible, la geometría de mis trabajos actuales la desarrollo con la técnica del grafito y pintura acrílica. Desde esa técnica están resueltas las imágenes arquitectónicas, con un resultado visual cercano al realismo».

Hablamos del viaje, ese lado que subyace omnipresente a toda su pintura. «El verdadero taoísta, como sentencia Lao Tsé, debe de tener una mente abierta, esta postura de abrir la mente procuro seguirla, de la época de mis viajes por el mundo como turista, no como viajero, me quedó una impronta de imágenes y monumentos en mi mente y en mi cámara de fotos, en el equipaje traía, postales, fotos, folletos y mapas. Las visitas a los monumentos eran tan rápidas y con tal premura de tiempo que no disponías de un minuto, ni siquiera para realizar un boceto a lápiz, de esos lugares y monumentos visitados nace la idea de trabajar a partir de lo visitado y lo vivido, manteniendo un diálogo interactivo entre lo arquitectónico y lo geográfico, esa es la génesis y el pretexto de mis trabajo».

Varias obras de Acosta
Varias obras de Acosta

Y del cine, otra de sus pasiones: «Mi personal visión del cine nace de la curiosidad, esa postura me lleva a tener una postura ecléctica por el cine en cuanto géneros, como decía Julián Marías en un brillante artículo que leí recientemente, «cada día veo más películas, aunque voy menos al cine», esa postura ecléctica y curiosa de concebir el cine me lleva a visionar todo tipo de géneros, desde el drama a la comedía, pasando por el cine mudo, de autor , asiático, español… Es muy difícil, sin caer en el tópico, destacar directores. Así a bote pronto, Luis Buñuel, Ingmar Bergman, Eric Rohmer, Pier Paolo Passolini, Andrei Tarkovski, Jacques Tati…».

Recordamos el libro monográfico que le dedicó el Servicio de Publicaciones de Castilla-La Mancha, que a la sazón yo dirigía por aquel entonces, y evocamos nuestra colaboración: «Este libro recoge 30 años de mi incursión en la abstracción pictórica con algún guiño a la figuración y con textos de Jesús Cobo, Javier Barón y Oscar Alonso Molina, el libro fue presentado en la Biblioteca del Alcázar. Como colofón a la publicación del libro se realizó una exposición en el Museo de La Merced de Ciudad Real, ocupando toda la planta baja del Museo y contando con la inestimable colaboración en el montaje de la exposición de Javier Barón, conservador del Museo del Prado, con quien mantengo una buena relación de amistad. Sobre esta exposición se habló de traerla a Toledo, pero no cuajó por cambios estructurales y políticos».

Casa de la cascada
Casa de la cascada

Pero el apoyo de las instituciones a las artes plásticas debe ser más decidido y con líneas de continuidad estables: «No estaría mal activar una política de adquisiciones, esa sería la mejor ayuda a los artistas, que reconozcan su obra. Esta propuesta podría complementarse con unas jornadas de puertas abiertas de los estudios de los artistas, que es donde mejor se puede visionar y valorar el compromiso y el quehacer diario de un artista».

Y surge ahora la pregunta inevitable: ¿Es Toledo un buen lugar para un artista contemporáneo? «Toledo tiene una categoría de primer orden en cuanto a Historia y Arte se refiere y está al nivel de cualquier ciudad del Renacimiento Italiano. Pero de cara al arte contemporáneo, la cosa cambia sustancialmente: el Museo de Arte Contemporáneo de Toledo está cerrado, la «Bienal del Tajo» hizo su última convocatoria en el año 2003 (tengo que decir que en esa última convocatoria me fue concedido el primer premio), recordar también la polémica escultura de Chillida con sus más y sus menos, en este caso con final feliz. Últimamente ha habido voces (a las que me sumo desde aquí) que están reclamando un espacio contenedor para el arte contemporáneo: este es el estado actual del arte vivo hoy día en Toledo…».

Casa Koshino T. Ando
Casa Koshino T. Ando

Luis Acosta está convencido del necesario diálogo interdisciplinar entre artistas de diferentes ámbitos, entre pintores y escritores… «El artista plástico como creador siempre ha estado abierto a cualquier colaboración, en diferentes ámbitos donde la creación ha sido demandada. Los artistas no solo colaboramos con escritores, también con arquitectos, decoradores, diseñadores: la moda se ha inspirado en el arte, otro ejemplo de colaboración está en la publicidad… Personalmente, creo en el intercambio de ideas. El artista debe estar abierto a la colaboración. El artista contemporáneo huye de la imagen romántica del creador aislado y obsesionado con sus fantasmas personales, porque su arte debe conducir hacia la luz».

Casa Marina Abramovic
Casa Marina Abramovic

Luminosidad, acción, viaje… Ejes de esta exposición de Luis Acosta en Toledo. Hasta el 20 de junio.

POR ANTONIO LÁZAROPOR ANTONIO LÁZARO