Museo de Arte Contemporáneo de Villanueva de los Infantes. Foto: TOFIÑO
ARTES&LETRAS CASTILLA-LA MANCHA

La Colección de Julián Castilla vuelve al Museo de Arte Contemporáneo de Villanueva de los Infantes

Tras un periplo nacional de 5 años, las obras de Barceló, Canogar, Gordillo, Plensa y Uslé llegan el 30 de marzo a la región

ToledoActualizado:

Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) cuenta con uno de los mejores museos de arte contemporáneo de Castilla-La Mancha gracias a la generosidad del coleccionista local Julián Castilla. Tras cinco años viajando por los principales museos, fundaciones y salas de exposiciones de España, la colección de Julián Castilla regresa a este gran museo. La próxima exposición, que lleva por titulo «Miradas de un Coleccionista», se podrá visitar a partir del 30 de marzo y quedará como colección permanente del museo.

El museo presenta una selección de los fondos de la Colección Himalaya de Julián Castilla, que ofrece al publico un recorrido apasionante por el arte de nuestro tiempo. En las distintas salas se pueden contemplar obras de artistas de enorme reconocimiento, desde figuras de las vanguardias históricas a pintores contemporáneos.

Julián Castilla entre obras de Soledad Sevilla y Juan Navarro Baldeweg
Julián Castilla entre obras de Soledad Sevilla y Juan Navarro Baldeweg - TOFIÑO

El itinerario expositivo traza un recorrido desde los artistas de la vanguardia histórica hasta obras relevantes del Pop. El núcleo central de esta muestra está constituido por obras de los artistas fundamentales de los años 80, con la narración figurativa, la movida madrileña y el pluralismo posmoderno. La selección concluye con una amplia panorámica de las propuestas creativas del final del siglo XX y los desarrollos plásticos actuales. Julián Castilla ha desplegado su pasión por el arte en esta colección que ofrece al público una magnifica aproximación a figuras referenciales de la historia del arte moderno y contemporáneo y que ha ubicado en un espacio expositivo específico en su ciudad natal, Villanueva los Infantes.

La colección se presentará en dos exposiciones. La primera, que llevará por título «Miradas de un Coleccionista», corresponde a la colección de pintura y quedará como exposición permanente que se podrá visitar desde el 30 de marzo de 2019. Y la segunda, que corresponde a la colección de fotografía, se expondrá a partir de junio de 2020 para celebrar el décimo aniversario del museo, que pretende ser sede de Photo España 2020.

«Grande Bacon». 2015. De J. Ramón Amondarain
«Grande Bacon». 2015. De J. Ramón Amondarain

La selección de fotografías que lleva por título «Instantes decisivos» se expone actualmente en el Museo de la Memoria de Andalucía, en Granada, y a partir del 9 de mayo también se podrá visitar en el Centro Cultural de Cascais (Portugal). En esta muestra participan fotografías icónicas de Cartier-Bresson, Robert Capa, André Kertesz, Man Ray, Robert Doisneau, Elliot Erwitt y William Klein, entre otros.

Miradas de un coleccionista

El Museo de Arte Contemporáneo de Villanueva de los Infantes, en su nueva etapa como centro de arte, vuelve a vestirse de gala para mostrar al espectador, a través de un exquisito conjunto de pinturas y esculturas, la exposición «Miradas de un Coleccionista» sobre arte español de las últimas décadas. La riqueza de una colección mutable, como es la colección de Julián Castilla, permite ser reescrita proyectando otra lectura sobre sus fondos. Después de haber presentado el surgimiento del arte nacional más contemporáneo desde los años 50 en adelante, en esta nueva muestra se traza una trayectoria donde el núcleo central son los años 80 hasta la actualidad. La presente selección de piezas brinda un recorrido por los autores más significativos del panorama artístico español, cuyas aportaciones han ido revolucionando sucesivamente la Historia del Arte actual.

«Frutero con copa». 1995. Alfredo Alcaín
«Frutero con copa». 1995. Alfredo Alcaín

Se abre la exposición con el polo de atracción que supuso París para los artistas españoles. Grandes figuras como Joan Miró compartieron esta fascinante experiencia, donde dominaba la incertidumbre, la excitación y la pasión creativa. París deja paso a la segunda sala, con una exquisita selección del Realismo Crítico y social de Juan Genovés, y el Pop Español de Eduardo Arroyo, Eduardo Úrculo y Alfredo Alcaín. Mención especial merece la sala dedicada a la Narración Figurativa, al margen de las corrientes imperantes de la época, donde destacan las obras de Pérez Villalta, Manolo Quejido, Sigfrido Martín Begué y Carlos Alcolea.

Continuando con la pluralidad de propuestas posibles dentro de una misma tendencia, el espectador se adentra en el pluralismo estético de los 80, con obras de artistas de gran proyección internacional como Miquel Barceló, Juan Uslé, Jaume Plensa, José María Sicilia y Luis Gordillo.

«Extraña frontera«. 1998. Eduardo Úrculo
«Extraña frontera«. 1998. Eduardo Úrculo

Llegamos a los años de la movida con obras clave de este periodo de la mano de artistas como Ouka Leele y Ceesepe. También los años 80 ofrecieron nuevas manifestaciones artísticas como la obra siempre inquietante de Juan Muñoz, o las experimentaciones visuales de Soledad Sevilla, Juan Navarro Baldeweg o Pepe Buitrago. Abriendo la década posterior, los 90, se muestra un enriquecedor panorama a través de la obra pictórica de Ángel Mateo Charris, Gonzalo Sicre, Dis Berlin, Paco Pomet y José Ramon Amondarain.

La muestra se cierra con nuevos cauces en la pintura revelando el interés de los artistas por la individualización y la búsqueda de prácticas personales, lo que ha contribuido a crear un ambiente «extraordinariamente ecléctico», según explica a ABC Julián Castilla. Así, conviven multitud de poéticas personales de muy diferente índole, como la de Abraham Lacalle, Pelayo Ortega, Juan Ugalde, Hugo Fontela y, dentro de La Fotografía del siglo XXI, Ignacio Llamas.

Esta sucesión de obras son una respuesta al último tercio del convulso siglo XX y principios del siglo XXI, en el que se han replanteado infinitos discursos de creación artística. Con el objetivo de encumbrar y dar a conocer esta historia artística más reciente, Julián Castilla continúa con entusiasmo su compromiso de contribuir a la divulgación del cada vez más maduro arte contemporáneo español. Y todo ello, ahora, en uno de los focos culturales más importantes de Castilla-La Mancha.