Algunos de los integrantes del Carpetanos Quad Rugby
Algunos de los integrantes del Carpetanos Quad Rugby - H.Fraile

Carpetanos Quad Rugby, ejemplo de superación sobre las pistas de Parapléjicos

El primer equipo de rugby en silla de ruedas de Castila-La Mancha, busca fondos para poder competir en una liga nacional

ToledoActualizado:

La vida te puede cambiar en cuestión de segundos y nunca estás preparado para ello, nunca sabes cuándo te puede pasar. Y es que el Carpetanos Quad Rugby, el equipo que entrena en el pabellón deportivo del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, es un ejemplo de superación para todos los doce lesionados medulares que lo componen. Cada jugador tiene una clase deportiva que depende de la funcionalidad y de la lesión que padecen cada uno de ellos. El rugby es el único deporte paralímpico en el que se puede hacer una selección mixta. No se juega con el clásico balón ovalado del rugby convencional, sino con un balón de voleybol para favorecer el agarre.

Su entrenadora, Miriam Salas, natural de Las Pedroñeras (Cuenca) pero afincada en Toledo desde hace nueve años, es miembro de la Comisión Nacional de Rugby de Sillas de Ruedas y también forma parte del equipo del equipo de rugby convencional de Toledo. «Siempre he estado ligada al mundo de la actividad física adaptada» explica la monitora, quien añade que fue en tercero de carrera cuando «se dió cuenta de que se podían hacer más cosas» y descubrió el rugby paralímpico. «Veo muchos deportes en la televisión, sobre todo de paralímpicos, no sólo rugby e incluso me gusta analizarlos».

La ilusión de competir y entrar en la Liga Nacional se mantiene intacta y con «ganas de hacerlo bien» pero por ahora no pueden inscribirse ya que la falta de materiales como silla de ruedas les imposibilita poder realizar su sueño. Para obtener recursos, el 5 de octubre se hará la « III Carrera x Román» en la localidad de Yuncos; toda la recaudación irá destinada a la compra de sillas adaptadas para poder apuntarse a la liga. Esta prueba de ocho kilómetros, que ya cuenta con su tercera edición, será un homenaje al exguardia civil, Román David Gómez, que sufrió un disparo precisamente el día que se disputará la carrera hace ya cuatro años y por el que quedó tetrapléjico.

La entrenadora alecciona a los integrantes del equiipo
La entrenadora alecciona a los integrantes del equiipo - H.Fraile

Román lleva seis años en silla de ruedas. Primero con una handbike y luego, con una silla de carretera. Su pasión por el rugby empezó gracias Miriam, ella fue quien le metió el «guisanillo en el cuerpo». «Me comentó que había un campeonato de silla de ruedas, fui a verlo y me gustó», afirma. A raíz de ello, comenzaron los entrenamientos. El exguardia civil, que tiene una lesión bastante alta en la cervical c7, asegura que el rugby le «ha ayudado mucho» en su vida cotidiana; «te despeja pero también tienes que practicar y saber jugar». También ha hecho «sus pinitos» con el tenis de mesa y algún que otro, ejercicio de fisioterapia.

El alma del grupo

El rugby es un deporte casi desconocido y el porcentaje con respecto a la gente que practica otros deportes es demasiado bajo por eso Román afirma que «deberíamos fomentar este deporte ya que mucha gente lo desconoce y queremos conseguir material para que la gente que esté en el Hospital Nacional de Parapléjicos venga a entrenar», dice.

El alma del grupo es Mamen Movellán. La capitana lleva en el club desde 2017, año en que se fundó el equipo. «Tengo muchos dolores en las manos y el rugby me ayuda a disminuirlos» afirma. Mamen sufrió un accidente de tráfico hace 17 años cuando iba de copiloto, lo que le causó una lesión en la cervical c5. Ha practicado muchos deportes pero «ninguno le atraía tanto como este. Me ha envuelto y me parece muy interesante, además te hace despejarte de tu día a día. Me aporta mucho como persona y me «ha salvado la vida», afirma.

La ilusión del equipo por entrar en la Liga Nacional se palpa en el ambiente. Ahora todo depende de que consigan los fondos necesarios para la compra de material adaptado.