Cuenca, la ciudad donde se funden lo viejo y lo nuevo

Se inaugura «Vía Mística», la exposición que muestra 16 obras de Bill Viola en cuatro espacios del casco histórico

ToledoActualizado:

Quizá el origen haya que buscarlo en los años sesenta. Una década en la que artistas como Fernando Zóbel, Gustavo Torner, Antonio Saura, Manuel Millares o Gerardo Rueda sintieron tal atracción por Cuenca que decidieron que ese iba a ser su paisaje, su pequeño mundo.

En este caso, el amor es importante. Porque solo mediante la veneración de esos artistas hacia Cuenca, se puede explicar la conversión de una ciudad con una tremenda historia a cuestas en un lugar de referencia del arte contemporáneo.

Hoy Cuenca es una ciudad con un casco histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y hoy Cuenca acoge en su casco histórico el Museo de Arte Abstracto Español. Es, en definitiva, una ciudad en la que conviven, o más bien se funden, lo viejo con lo nuevo.

Por eso hace un par de años el artista chino Ai Weiwei eligió Cuenca para exponer su «Poética de la Libertad». Y por eso ahora Bill Viola y su inseparable Kira Perov se han decidido por la urbe conquense para regar la parte vieja de la ciudad con lo mejor de su obra.

La exposición «Vía Mística», inaugurada este jueves (está disponible hasta el 24 de febrero), exhibe 16 de los trabajos de Viola en cuatro espacios: las iglesias de San Miguel y San Andrés, la Escuela de Arte «José María Cruz Novillo» y el Museo de Arte Abstracto Español. La entrada general cuesta cinco euros, aunque hay una reducida a tres euros para jóvenes y jubilados. Además, durante el tiempo que dure la exposición se podrá visitar gratis el Museo de Semana Santa.

«Vía Mística» habla a quien le quiera escuchar sobre algunos de los grandes temas de la condición humana: el nacimiento, la muerte, la espiritualidad... Solo que en un lenguaje en el que no se utilizan las palabras, sino los vídeos a cámara lenta y en ultradefinición. Para despistados: Bill Viola es uno de los más grandes del videoarte.

«El arte es para mí el proceso de intentar despertar el alma, porque vivimos en un mundo industrializado y acelerado que prefiere que el alma permanezca dormida», explica este neoyorquino de 1951 en el dosier de prensa distribuido por la organización. El artista, sin embargo, no estuvo en Cuenca y le representó su mujer, Kira Perov, cocomisaria de la exposición junto con Carmen Olivié y Carla Luelmo.

1,2 millones

«Da vértigo imaginarse cuántas capas de la historia han hecho poso durante cientos y cientos de años en esta estratégica ubicación entre montañas», dijo Perov sobre Cuenca, una ciudad de la que quedó maravillada en julio, cuandó viajó desde Estados Unidos para elegir las cuatro ubicaciones en la que se mostraría la exposición de su marido.

«Cuenca es una ciudad de una enorme profundidad histórica... que encontró en el arte contemporáneo el salto que necesitaba», afirmó el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien cree que los gobernantes «tenemos el deber de promover la cultura».

«Vía Mística» ha costado 1,2 millones de euros, una «inversión que a muchos, quizá, les resulta difícil de entender». Sin embargo, en el Gobierno regional calculan que con todas las exposiciones que están promoviendo atraerán a medio millón de visitantes a la comunidad.