La actriz canaria Ella Kweku denuncia el racismo en el cine español

Lamenta un cierto maltrato que tuvo en España por el color de su pliel cuando hizo «Ismael» con Belén Rueda y Mario Casas en 2013. En 2018 protagoniza una historia, a su juicio coherente con estos ingredientes: amor interracial basado en Shakespeare, vampirismo lésbico, y una iglesia católica griega. Todo, dirigido por un árabe

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La supermodelo y actriz canaria Ella Kweku ha criticado el tratamiento que se presta en España a los los negros en el cine españo. Afirma que no se lo han contado. Que lo ha vidido en carne propia por el color de su piel.

Kweku protagoniza a partir del 28 de agosto una película basada en Romeo y Julieta de William Shakespeare. Pero esta Julieta, que es el papel que interpreta la artista insular, se enamora de una chica y no de Romeo. La obra se lanza al mercado a través de Clownfish Productions.

En 2013 fue premiada como actriz revelación en los Premios Goya por su participación en «Ismael», con Belen Rueda y Mario Casas. De ese periodo, afirma: «no estaban acostumbrados a tener actores negros en España en ese momento».

Agrega que «la compañía de la película no puso mi foto o mi nombre en los carteles. Entonces, una vez que salió la película, algunos medios comenzaron a preguntar en Internet por qué no estaba la madre del niño que protagonizaba la historia. Tuvieron que cambiar el póster, así que pusieron una pequeña imagen, en la parte inferior».

De acuerdo con la sinopsis de esa película del director argentino Marcelo Piñeyro, «Ismael, un niño mulato, se fuga a Barcelona para conocer a su padre, Félix Ambrós. Su única pista es la dirección de un apartamento, escrita en el remite de una carta dirigida a su madre». Y su madre era Ella Kweku.

De su estancia en las islas Canarias como artista, afirma tener buenos recuerdos aunque también con cierta carga de prejuicos raciales: Ella Kweku es de madre británica blanca y padre canario negro. «Crecer allí fue muy fácil, tienes hermosas playas, la gente es muy cálida. Tenemos mucho turismo allí, así que la gente viene de Reino Unido y Alemania», dice Kweku.

«No recibimos mucha televisión estadounidense en las Canarias, pero cuando vemos gente negra en la televisión, serían poco inteligentes o agresivos, ¿sabes? Realmente no había interactuado mucho con personas negras en casa; mi hermana y yo éramos las únicas personas negras en la escuela».