Puesto de control del Polisario en Guerguerat, al norte de Mauritania
Puesto de control del Polisario en Guerguerat, al norte de Mauritania - Javier Otazu Elcano/EFE

El Polisario pierde la batalla de Guerguerat, Sahara

La nueva resolución de la ONU ni siquiera incluye la palabra"referéndum" y añade que la "autodeterminación" puede lograrse por soluciones "acordes con la Carta de las Naciones Unidas"

RabatActualizado:

El Frente Polisario ha perdido la 'batalla de Guerguerat' al haber tenido que retirar a todos sus hombres y vehículos de la zona del sur del Sáhara donde precisamente había logrado dar visibilidad a un conflicto que se eterniza desde hace más de 40 años.

En Guerguerat no se llegó a disparar una sola bala, pero los ejércitos marroquí y saharaui estuvieron a principios de febrero a solo 120 metros el uno del otro, en una tensión que no existía en la zona desde la proclamación del alto el fuego en 1991.

El pasado 26 de febrero, Marruecos retiró de forma unilateral a todas sus tropas y elementos civiles de la 'zona tapón' de Guerguerat, en respuesta a la petición del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pero el Polisario se negó a hacer lo mismo y se puso así en evidencia.

El Polisario argumentaba que los problemas del Sáhara eran de fondo: el relanzamiento de las negociaciones bloqueadas por Marruecos, la función de la Misión de la ONU (Minurso), confinada a un mero papel de observador de alto el fuego, y el retorno de todos sus efectivos, entre ellos los expulsados por Marruecos un año antes.

Para el Polisario, su presencia o no en Guerguerat era secundaria frente a esto, pero servía al menos como recordatorio de todos los problemas que han conducido el conflicto del Sáhara a un callejón sin salida.

Una semana más tarde, Efe pudo comprobar que el Polisario mantenía instalado un control de carreteras en Guerguerat, en el que obligaban a parar a todos los vehículos llegados desde Marruecos con el aparente fin de comprobar que no llevaran símbolos (mapas o banderas) que proclamasen la "marroquinidad del Sáhara".

Aquellos soldados, no más de una docena, no llevaban armas, ni registraban los vehículos ni exigían ver los pasaportes, pero su presencia se había convertido en un recordatorio de la existencia de un conflicto no resuelto, uno de los fronterizos más antiguos del mundo.

Seguramente era lo que el Polisario, dirigido por un nuevo secretario general, Brahim Gali, deseaba: sacar el conflicto del Sáhara del olvido y demostrar que el Polisario movía a sus hombres en su territorio porque "estaba en su casa"; es más, el propio Gali fue aún más lejos y se fotografió por aquel entonces en un punto de la costa cercano a Lagüera, solo para demostrar su presencia.

Pacientemente, Marruecos apostó por la diplomacia, insistiendo en que había cumplido "su parte del trato" al retirar a sus soldados de Guerguerat, mientras que el Polisario se negaba a acatar la petición de Antonio Guterres, un hombre visto en Rabat como más propenso a las tesis marroquíes.

Sea o no cierto, el hecho es que cuando llegó el momento de votar la nueva resolución anual sobre el Sáhara, su borrador ya recogía una petición expresa al Polisario para retirar a sus tropas, y para que ello no sucediera, los soldados saharauis se retiraron 'in extremis', solo horas antes de la votación.

¿Qué ha conseguido el Polisario durante estos meses de pulso a la ONU? Es difícil de evaluar tan pronto, pero aparentemente no ha logrado nada, ya que la nueva resolución aprobada ni siquiera incluye en su texto la palabra "referéndum" y da a entender que la "autodeterminación del pueblo saharaui" puede alcanzarse mediante soluciones "acordes con la Carta de las Naciones Unidas".

Eso es precisamente lo que Marruecos pretende: aparcar definitivamente la idea del referéndum y que se discuta solamente su propuesta de autonomía sin poner en duda la soberanía marroquí en el territorio. Además, ahí sigue y seguirá la polémica carretera que Marruecos construyó en Guerguerat el pasado agosto para unir su puesto fronterizo con Mauritania a través de la zona tapón, y que estuvo en el origen de todo el conflicto de Guerguerat por suponer (como decía el Polisario) una violación del alto el fuego.

La última resolución del Consejo no hace la más mínima mención a la carretera: ahí se ha quedado como un hecho consumado. Como tantos hechos consumados en el Sáhara.