La cara oculta de Saramago: macho ibérico y depurador de periodistas

Sale una biografía del Premio Nobel de Literatura que se afincó en Lanzarote para autoexcluirse de la política lusa. Se apunta que no encajaría en el movimiento «MeToo» y que liquidó a 22 periodistas del lisboeta «Diario de Noticias» en una plantilla de 60 profesionales

Arrecife de LanzaroteActualizado:

Esta semana ha salido al mercado editorial luso una biografía de José Saramago, escritor que se afincó en (Tías) Lanzarote para marcar distancias con Portugal. Se trata de un relato sobre un escritor que mantiene una relación «atribulada» con las mujeres, depuró a periodistas en el «Diario de Noticias» y fue un militante molesto del Partido Comunista Portugués (PCP).

La biografía la firma Joaquín Vieira después de tres años de trabajo con la editorial «Libros de Horizonte». Vieira es el biógrafo de Mário Soares y Francisco Pinto Balsemao. «Saramago prácticamente sólo ganó proyección a los 60 años, hay todo un recorrido de evolución hasta ahí que me parece fascinante», apunta a Vieira en la revista cultural «Descla».

Vieira afirma que en su biografía le ha interesado el José Saramago anterior a ganar el Premio Nobel de Literatura. «Me interesó mucho el primer medio siglo de su vida, cómo fue su formación para hacer el camino al Nobel».

¿Seductor o acosador?

Vieira entró en contacto con muchas historias sobre el autor, que le han sorprendido. «Fue gente del medio literario, editores que trabajaron con él, amigos y amigas, también, que revelaron una relación con José Saramago» un «poco atribulada».

En enero de 1993 Samarago se fue a vivir a «la Isla de los Volcanes», donde mantuvo una interesate agenda literaria y escribió «Cuadernos de Lanzarote» o «La isla desconocida». En Canarias terminó participando en procesos de defensa del medio ambiente.

Del Saramago seductor, Vieira afirma que existe una serie de conductas de a lo largo de la vida y «hay muchas historias de Saramago con mujeres» que hoy en día, en la era del movimiento «#MeToo», tendrían «otro significado». «La gente hará sus juicios; pero describo ciertos episodios», afirma.

El autor de la biografía matiza que nadie acusó al escritor de acoso, de manera explícita, pero «se cuenta situaciones que son un poco complicadas».

«Hoy en día las situaciones ganan un significado completamente diferente», dice Vieira. A sus peticiones de entrevistas «asistieron, personas que fueron también blanco de esas maniobras de seducción», detalla. Admite que le «sorprendió un poco» ese perfil de Saramago como seductor. A su juicio, era una imagen que no tenía del escritor.